Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas en Segovia cinco presuntas integrantes del 'Clan de las Bosnias'

La Policía Nacional detuvo en Segovia a cinco mujeres presuntas integrantes del 'Clan de las Bosnias', conocido como la banda de carteristas más activa del metro de Madrid, como supuestas autoras de un delito de hurto en el centro histórico de la capital.
Las detenidas son N.H, A.C, G.H, B.H. y V.H, con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años, según han informado a Europa Press fuentes de la Subdelegación del Gobierno en la provincia.
Las cinco fueron arrestadas ayer, justo después de sustraer presuntamente la cartera a un ciudadano de nacionalidad china, en la que este portaba una considerable cantidad de dinero. El hombre, que formaba parte de un grupo de turistas que visitaban la ciudad, pudo recuperar su dinero tras la detención.
La presencia del 'Clan' fue detectado por la Policía ya en el mes de mayo, cuando algunas de sus integrantes fueron identificadas por los agentes, que evitaron hasta en tres ocasiones la acción de este grupo. Posteriormente, en el mes de julio, dos de ellas fueron detenidas tras ser sorprendidas cuando acaban de sustraer a una ciudadana china dinero de su bolso.
La zona de actuación de la banda, que se desplaza a Segovia desde Madrid, se suele limitar a las zonas monumentales --el entorno del Acueducto, la Plaza Mayor y el Alcázar--, así como las calles que enlazan estas áreas. Aprovechan el momento en se aglutinan los turistas en grupos para mezclase entre ellos y pasar desapercibidas, aprovechando cualquier ocasión para realizar los hurtos.
Una vez realizada la sustracción, cogen rápidamente el dinero o efectos de valor y se deshacen del bolso o cartera, generalmente arrojándolo a una papelera o un lugar apartado para que, en caso de ser cacheadas por la Policía, los agentes no puedan encontrar pruebas.
También en ocasiones suelen cambiar de aspecto o vestimenta con el objeto de que las víctimas no las pueda reconocer o la Policía no las pueda relacionar con las señas físicas que pudieran haber aportado las víctimas. Así, es frecuente que lleven el cabello suelto o recogido en distintos momentos, que se pongan gorros o pañuelos o que se cambien alguna prenda de vestir.
Para evitar la comisión de este tipo de delitos, la Comisaría Provincial de Segovia mantiene de forma permanente un operativo preventivo con patrullas policiales, uniformadas y de paisano, que fijan su foco de atención en los lugares y horas de mayor afluencia turística, según ha indicado la Subdelegación.
Gracias a ello han sido numerosas las ocasiones en las que estas patrullas policiales han frustrado a estas personas en su labor delictiva, que consiste en hurtar, mediante el descuido o el engaño diversos efectos (cámaras fotográficas, carteras, mochilas...) a los turistas que visitan la ciudad.
Las detenidas, que cuentan con numerosos antecedentes policiales --tan solo una de ellas con más de 130 detenciones--, han sido puestas a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Segovia.