Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidas ocho personas de un grupo de la mafia marsellesa asentado en la Costa Brava

La Policía Nacional, en colaboración con la policía francesa, ha desarticulado una banda armada después de detener a ocho personas que formaban este grupo organizado, vinculado a la mafia marsellesa y asentado en la Costa Brava.
Durante la operación, que se ha desarrollado en Tarragona, además de los arrestos, los agentes han incautado 420 kilos de cocaína, armas automáticas de guerra y chalecos antibalas, ha informado la Policía Nacional este martes en un comunicado.
La organización se valía de una empresa pantalla para introducir cocaína en España --a través del Puerto de Barcelona-- procedente de Sudamérica y las penas de prisión que acumulan algunos de los detenidos en Francia ascienden a 75 años por delitos graves.
La investigación comenzó en noviembre del año pasado, cuando se tuvo conocimiento de que en la Costa Brava se había asentado un grupo criminal organizado, procedente de Francia, que además disponía de conexiones internacionales.
Los integrantes de esta banda habrían iniciado una serie de contactos con personas residentes en la zona como, por ejemplo, el caso de unos propietarios de una empresa que se dedicaba legalmente al comercio exterior.
Tras valorar las relaciones de este grupo con el crimen organizado de Marsella, Lyon y Niza (Francia), los agentes de la investigación contactaron con la Oficina Central para la Represión del Tráfico Ilícito de Estupefacientes de Francia.
De esta forma, se descubrió que la banda criminal había previsto el envío --por vía marítima-- de dos contenedores con carga legal desde Perú con destino al Puerto de Barcelona y que, en esta carga, se trataría de introducir en España una importante cantidad de sustancia estupefaciente.
A través de un dispositivo policial se pudo comprobar que el embarque de los contenedores se había efectuado sin incidentes en Perú, aunque el envío, aparentemente de conservas de pescado, cuando llegó en Barcelona se sometió a vigilancia y se controló a los miembros del grupo.
Los integrantes de la banda organizada trasladaron la posible carga de droga al interior de una nave industrial ubicada en Tarragona, donde los agentes policiales comprobaron que todos los miembros se encontraban reunidos en este local y armados con armas automáticas de guerra.
DROGA OCULTA EN LATAS DE CONSERVA
Los equipos del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional procedieron a la entrada en la nave y fue cuando detuvieron a ocho personas --cinco ciudadanos franceses y tres españoles-- e incautaron los 420 kilos de cocaína, ocultos entre 21 toneladas de latas de conserva de pescado.
También se incautaron cinco pistolas de distintos calibres, un fusil de asalto y subfusil, tres chalecos antibalas, además de confiscar, tras los registros en tres domicilios de España y otros tres de Francia, cinco vehículos de alta gama, 500 cartuchos de munición y planchas para confeccionar matrículas.
Los cinco detenidos de nacionalidad francesa --de edades comprendidas entre los 34 y 57 años-- acumulan un total de 75 años de prisión que están pendientes de cumplimiento en Francia, por delitos como el tráfico de drogas, el blanqueo de capitales y la tenencia ilícita de armas.