Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en Almería el conductor de un vehículo que circulaba a 142 kilómetros por hora en una zona limitada a 50 km/h

La Policía Local de Almería ha detenido a M.J.F., de 27 años y vecino de Roquetas de Mar (Almería) como presunto autor de un delito contra la seguridad vial al circular por la vía parque en la zona de Pescadería a 142 kilómetros por hora cuando el límite de velocidad en la zona es de 50.
Según ha indicado la Jefatura en una nota, los hechos se produjeron sobre las 18,10 horas del 20 de septiembre cuando los agentes de la Policía Local adscritos a la Sección de Tráfico interceptaron con el sistema de radar a un vehículo de color blanco que circulaba a gran velocidad en sentido Málaga, pero no pudo ser detenido en estos momentos, ya que la rapidez a la que transitaba hubiera puesto en peligro la integridad de los policías que en ese momento realizaban las mediciones de velocidad.
Los funcionarios policiales tuvieron que realizar una oportuna investigación para localizar al conductor, ya que, según los archivos de la Dirección General de Tráfico, el titular del turismo era una empresa radicada en la localidad de El Ejido.
Sin embargo, puestos en contacto con la citada empresa, informaron que el vehículo había sido vendido el día 16, es decir, cuatro días antes de suceder los hechos, en un establecimiento de vehículos de ocasión del municipio roquetero, cuyo responsable remitió el contrato de compraventa a los agentes.
Estos acudieron al comprador del vehículo en cuestión, quien, en un principio, no reconoce los hechos y afirma que duda sobre quién conducía el coche el día de autos. Sin embargo, el pasado 30 de septiembre se personó en las dependencias de la sección de Atestados de la Policía Local de Almería para prestar declaración sobre lo ocurrido y reconocer los hechos.
Con esto, el conductor ha sido imputado por un presunto delito contra la seguridad vial bajo el quie se enfrenta a pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la de privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.