Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido en Cádiz un hombre de nacionalidad rusa acusado de agredir a una mujer y a dos policías locales

Agentes de la Policía Local en Cádiz han detenido a un joven de 23 años, y de nacionalidad rusa, por supuestamente agredir, armado con una cadena y un palo, a una mujer y dos policías locales, que resultaron heridos.
Según ha indicado el Ayuntamiento en una nota, la Policía Local recibió en la mañana de este jueves, el aviso de que una mujer estaba gritando y pidiendo auxilio en la calle Carlos Ollero.
Una vez personada una dotación policial, encontraron en el portal indicado a un hombre que portaba una cadena de metal en la mano derecha y un objeto envuelto en una toalla en la mano izquierda, por lo que los efectivos policiales le pidieron que se detuvieran y que depositara los objetos en el suelo, a lo que la persona reaccionó violentamente.
El hombre comenzó a proferir gritos y arremeter contra uno de los policías, lanzándole un puñetazo a la cara con la cadena que portaba en su mano derecha, aunque no logró alcanzarlo.
Los agentes procedieron entonces a la reducción del joven, que ofreció gran resistencia lanzando puñetazos y patadas a los actuantes, por lo que tuvieron que ser apoyados por otros agentes del Cuerpo Nacional de Policía para inmovilizarlo y garantizar la seguridad de los actuantes y la del propio detenido.
Una vez inmovilizado y controlado, el autor de un presunto delito de lesiones, atentado y resistencia grave a agentes de la autoridad, se le solicitó la documentación, haciendo caso omiso, gritando y profiriendo expresiones en varios idiomas y negándose a colaborar con los agentes. Así, procedieron a su detención.
En el traslado al Hospital Puerta Del Mar para su asistencia, el detenido orinó en el vehículo policial, escupió a las mamparas protectoras y las golpeó incesantemente con su cabeza y piernas, por lo que fue necesario volver a solicitar apoyo para el control del detenido y garantizar la seguridad del personal facultativo, así como de los agentes actuantes y la del propio denunciado.
Además, en el lugar del incidente, los policías se entrevistaron con la señora solicitante del auxilio, que se encontraba muy alterada, nerviosa y llorando. La mujer manifestó que el detenido la había agredido violentamente, agarrándola por el pelo y el vestido, realizándole tocamientos a la vez que sujetaba a su perro por el collar, al que levantó en el aire ahogándolo, llegando a partir y arrancar el collar del animal.