Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido el "Spiderman francés" por escalar un rascacielos sin permiso

El conocido como "Spiderman francés" Alain Roberts (d), escala hoy la torre RBS en el distrito financiero de Sídney (Australia), ante la mirada de los trabajadores del edificio. EFEtelecinco.es
Alain Robert, más conocido como el Spiderman francés, fue detenido hoy en Sídney tras escalar sin ningún tipo de protección uno de los edificios más altos de la ciudad.
La hazaña de Robert paralizó el tráfico en el centro de la ciudad australiana y fue celebrada por unos 200 viandantes.
Tras coronar los 41 pisos de la torre RBS, Robert procedió a descender a la calle, donde fue aplaudido por el público y detenido por los agentes, que habían cerrado una sección de la calle y le esperaban tras percatarse de su presencia en la fachada del rascacielos.
La afición de Robert por trepar grandes alturas comenzó a los once años, cuando escaló las ocho plantas del edificio donde vivía su familia porque se había olvidado las llaves de casa.
No es la primera detención de Robert por escalar grandes rascacielos sin permiso ni protección. En 1998, pasó cinco días en una cárcel japonesa tras subir a la torre del Centro Sinjuku de Tokyo.
Fue bautizado como el "Spiderman francés" en 2002, cuando la televisión venezolana le propuso escalar el rascacielos más alto de Caracas, en el Parque Central, y le ofreció un traje de "Spiderman".
En 2007, fue arrestado en Malasia a la altura del piso número 60 de las torres Petronas, cuyos 88 pisos trató de coronar; y ese mismo año subió los 88 pisos de la torre Jin Mao de Shanghai, el edificio más alto de China.
Además, Robert ha escalado construcciones emblemáticas como la Torre Eiffel de París, el puente Golden Gate de San Francisco y algunos de los rascacielos más altos del planeta, como la torre Taipei 101 (en Taipei, Taiwán), además de otras alturas urbanas como la torre Agbar de Barcelona.