Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un joven de 19 años por agredir e intentar abusar de su expareja

Efectivos del Grupo de Protección e Investigación (GIP) de la Policía Local de Málaga han detenido a un joven, natural y vecino de Málaga de 19 años de edad, como presunto autor de los delitos de violencia de género y agresión sexual a su expareja.
Presuntamente, el joven llevaba tiempo acosando a la víctima, sometiéndola a vejaciones e insultos desde la ruptura de la relación entre ambos, situación por la que, al parecer, la joven ha precisado de tratamiento psicológico, llegando incluso a cambiar de instituto en mitad del pasado curso académico para evitar continuar compartiendo clase con el mismo, han informado desde la Policía Local en un comunicado.
Los últimos hechos tuvieron lugar durante la madrugada del 1 de enero en una casa rural de la provincia, a la que un grupo de amigos había acudido para pasar la Nochevieja, entre ellos el individuo y su expareja, quien, al parecer, asistió desconociendo que el joven estaría presente.
Según la Policía Local, una vez que la joven se marchó a ocupar en solitario uno de los dormitorios, el individuo la siguió, "realizándole tocamientos a pesar de la oposición de la víctima, para lo que, incluso, presuntamente, hizo saltar el pestillo de seguridad de la puerta hasta en dos ocasiones tras golpear reiteradamente la misma con fuerza, siendo la víctima, en uno de los casos, auxiliada por otros jóvenes, y logrando zafarse del mismo y refugiarse en el baño en el otro".
Posteriormente, la joven echó en falta su teléfono móvil, dirigiéndose al dormitorio que ocupaba él, que supuestamente se había ido, para recuperarlo. Entonces apareció y aprovechó, presuntamente, para cogerla por la fuerza e introducirla en su habitación, "encerrándola y llegando, al parecer, a agredirla e intentar forzarla nuevamente, siendo, una vez más, auxiliada por varios amigos". Esto último motivó que una de las parejas presentes decidiera cambiar de habitación y acompañarla durante la noche para no dejarla sola.
Días después, la víctima decidió denunciar los hechos, para lo que se personó en dependencias del GIP de la Policía Local de Málaga, lo que motivo que, horas más tarde, policías locales localizaran y procedieran a la detención del individuo, que, posteriormente, fue puesto a disposición judicial.
Desde la Policía Local han recordado la existencia del teléfono 010, servicio de Urgencia a Mujeres Maltratadas (Suamm), para cualquier caso relativo a la violencia de género.