Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenido un motorista que le rompió la muñeca a un conductor de autobús que le había tocado el claxon

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un vecino de Gijón de 40 años por las lesiones causadas a un conductor de un autobús municipal al que fracturó la muñeca de su mano izquierda. Según ha informado la Policía a través de una nota de prensa, la agresión tuvo lugar después de que el chófer tocase la bocina para recriminar al motorista su manera de conducir, al entender que estaba poniendo en peligro a viandantes y demás vehículos.
Según el testimonio de la víctima y de varios testigos, los hechos sucedieron el pasado día 30 de julio sobre las 13.20 horas cuando algunos viajeros que se apeaban del autobús en la calle Marqués de Casa Valdés tuvieron que apartarse "para no ser atropellados por la motocicleta que los sobrepasó por la parte derecha de la vía sin aminorar la marcha".
El conductor del autobús no había podido retirarse a la zona de parada dado que estaba ocupada por vehículos de reparto y tuvo que permitir que bajasen del transporte los usuarios en una zona más alejada.
En ese momento pasó la moto, por lo que el chófer tocó el claxon para recriminar su actitud al motorista. Pocos metros después, en un paso de cebra, el motorista volvió a realizar una maniobra de riesgo para un viandante que cruzaba por él, por lo que nuevamente el conductor del bus hizo sonar un pitido de advertencia.
Fue este segundo aviso, según el relato de la Policía, lo que llevó al motorista a tumbar su vehículo en el suelo, dejar al copiloto que lo acompañaba y dirigirse hacia al autobús para insultar y agredir a su conductor.
Instantes después abandonó en el lugar al ver que se congregaba mucha gente que le reprochaba su conducta violenta. Debido a la agresión el conductor sufrió la rotura de sus gafas de sol y la fractura de su muñeca por lo que tuvo que ser sustituido por un compañero.
Tras la denuncia y los testimonios recabados los investigadores de La Comisaría de Gijón procedieron a la detención del presunto autor al que se le imputa la comisión de un delito de lesiones.