Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos siete Latin King en Palma por apalear y robar a un boliviano

Imagen del pasado mes de diciembre de varios de los trece integrantes de la banda latina de los  "Latin King" sospechosos del asesinato de un joven dominicano en Madrid el 4 de noviembre de 2005. EFE/Archivotelecinco.es
La Policía Nacional en Baleares ha detenido a siete ecuatorianos, seis hombres y una mujer, de entre 20 y 25 años, pertenecientes a la banda Latin King por pegar una paliza y robar a un joven en la plaza Gomila de Palma en octubre del año pasado, porque éste era de nacionalidad boliviana.
La operación denominada "King Check" (Jaque al rey) ha permitido arrestar a dos de los cabecillas de la tribu "Los Leones" -el núcleo de Latin King más importante en Palma-, conocidos como "King Drapo" y "King Nesquick", e identificar al jefe de la banda en Mallorca, que no fue detenido al no estar vinculado al delito de lesiones y cuyo nombre no ha sido facilitado por el Cuerpo Nacional de Policía.
No obstante, sí se procedió al registro de los domicilios de los tres "kings" en los que se decomisó la mayor cantidad de documentación de la banda en Baleares hasta el momento, entre la que figuran dos biblias con los estatutos del grupo; fichas de inscripción; listados de integrantes; certificados de ingresos de cuotas y cartas de justificación por no asistir a las reuniones.
Las detenciones, según ha informado hoy la portavoz del Cuerpo Nacional de Policía en Baleares, Janka Jurkiewitz, se produjeron el pasado miércoles, si bien los registros domiciliarios terminaron ayer y las diligencias continúan abiertas.
Toda la documentación obtenida será estudiada para conocer la situación de la banda en las islas.
La investigación se inició a raíz de la denuncia que interpuso el joven boliviano, tras pasar una semana ingresado en el hospital de Son Dureta por una rotura de tibia y de varias piezas dentales provocadas por los golpes que los siete detenidos -cinco de los cuales ya tenían antecedentes policiales por peleas- le propinaron con botellas, cadenas y hasta cascos de moto.
Estos hechos ocurrieron el 4 de octubre de 2008, a las 5 de la madrugada en una discoteca cercana a la plaza de Gomila, según ha detallado la portavoz policial, quien ha aclarado que la resolución de las pesquisas ha tardado debido al ocultismo en el que viven estas bandas.
Los Latin King, instalados en España desde 2001 y legalizados en Barcelona, Valencia y Madrid, llegaron a Palma en 2004 y constituyen un banda conformada mayoritariamente por jóvenes inmigrantes o hijos de inmigrantes que sienten una necesidad de pertenencia a un grupo y de mantener una conexión con sus orígenes.
Precisamente, los estatutos básicos de esta banda latina -nacida en las cárceles de Chicago en los años 60- marcan que su objetivo fundamental es crear "una hermandad" con la que sus miembros puedan realizarse: "unir a la raza latina" y crear una "organización legítima para financieramente ser una fuerte corporación y dar trabajo a nuestra gente".
Desde hace años, según ha comentado la portavoz policial en Palma, no lucen ya sus colores distintivos (amarillo y negro) para no ser identificados por otras bandas ni por las fuerzas de seguridad.
No obstante, ser miembro de los Latin King no es ningún delito y, por tanto no pueden ser detenidos por ello, salvo si utilizan la banda para cometer algún acto delictivo, ha subrayado Jurkiewitz.
En este sentido, la Policía Nacional tiene un agente del servicio de Información que lleva un control de las bandas que actualmente existen en las islas, pero las detenciones relacionadas con ellas se reducen a los casos más "duros" en los que hay una muerte o bien la víctima no pertenece a otra banda y denuncia.
"Ellos en todos sus grupos tienen voto de silencio y se cubren unos a otros", ha indicado la portavoz policial.