Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos por boicotear una feria de pescado en Bruselas

Los activistas de Greenpeace han sido arrestados por bloquear cinco stands de las principales empresas que comercian con esta especie. Sebastián Losada, responsable de la campaña de Océanos, es uno de los 80 detenidos este miércoles en Bruselas por protestar por la sobrepesca del atún rojo. En España, la pesca de atún rojo mueve al año 70 millones de euros y da trabajo a 9.000 personas.
"El atún rojo es una especie en peligro de extinción comercial. Las empresas tienen que apostar por utilizar reservas sostenibles", argumenta Losada a punto de salir de la comisaría donde permanecen detenidos en Bruselas. Los activistas desplegaron una pancarta de casi cien metros en la entrada del edificio de la feria, con el mensaje "El tiempo y el atún se están agotando".
Los ecologistas denuncian que el atún rojo es una especie amenazada por las prácticas ilegales y la pesca abusiva, especialmente en el Mediterráneo. Según Greenpeace, el Mediterráneo ostenta uno de los mayores índices de pesca ilegal. Losada afirma que "la sobrepesca provocará la extinción de numerosos bancos de atún en un corto plazo de tiempo".
En la feria estaban presentes los mayores proveedores de atún rojo del mundo, entre los que se encuentra el español Grupo Fuentes S.L.. Los activistas piden una pesca del atún rojo sostenible. El responsable de la campaña de Océanos defiende que la culpa es también de los que acuden a esta feria a compra este pescado.
Más de 9.000 personas
En España, se dedica a la pesca del atún rojo una flota de más de 200 barcos, de los casi el 75 % faenan en el mar Mediterráneo, según explicaba esta semana el subdirector de la Secretaría General del Mar, Rafael Centenera. El atún rojo da trabajo a unas 9.000 personas en España y genera un volumen de negocio de 70 millones de euros cada temporada. 
Esta misma semana se celebra en Santander un simposio mundial sobre el atún rojo. El experto francés Jean Marc Fromentín señalaba este miércoles que el cambio climático también afecta al atún rojo.
Fromentín pone como ejemplo el colapso de la pesquería de atún rojo en el Mar del Norte a partir de los años sesenta provocado por un enfriamiento de las aguas que rodean a Noruega que hizo desaparecer a los ejemplares más jóvenes del arenque, algo que podría suceder ahora si se une la pesca abusiva con el calentamiento global.