Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos dos hombres por pedir a otro 30.000 euros para liberar a sus padres retenidos en Pakistán

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Benidorm (Alicante) a dos hombres, de 19 y 22 años y de origen pakistaní, que exigieron a otro, de la misma nacionalidad, 30.000 euros para liberar a sus padres, a los que decían tener retenidos en Pakistán, según ha informado este sábado la Jefatura Superior de Policía en un comunicado.
La detención de estas dos personas, consideradas presuntos autores de los delitos de amenazas graves condicionales y pertenencia a grupo criminal, se produjo después de que, como se desprende de las investigaciones practicadas, amenazaran telefónicamente a un compatriota suyo al que exigieron 30.000 euros "para no causar ningún daño a sus padres, a los que tendrían encerrados en Pakistán".
La Policía Nacional comenzó la investigación el pasado 3 de enero, después de que los agentes tuvieran conocimiento de que un ciudadano pakistaní que se encontraba en Valencia había recibido una llamada con dicha exigencia.
Tras ello, los agentes averiguaron que dos días después el padre de la víctima, que se encontraban en Pakistán, había recibido la visita de dos personas en su casa, padre y hermano de los ahora detenidos, y que éstos le habían amenazado diciéndole que cuando su hijo llegara de España lo iban a matar. Además, estos individuos efectuaron varios disparos al aire con un arma de fuego.
La Policía Nacional logró también, "tras arduas investigaciones", identificar a las personas que habían amenazado telefónicamente a la víctima y tras localizarlos los arrestaron en Benidorm como presuntos autores de un delito de amenazas graves condicionales y otro de pertenencia a grupo criminal, ya que actuaban de forma coordinada y organizada con sus cómplices en Pakistán, miembros todos de la misma unidad familiar.
Los investigadores comunicaron inmediatamente los hechos a Interpol y a las autoridades pakistaníes para procurar protección a la familia de la víctima en su país de origen, ha destacado la Jefatura Superior de Policía. Por su parte, los detenidos, sin antecedentes policiales, pasaron a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia de Benidorm.