Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detenidos tres sospechosos por el secuestro de tres cooperantes españoles

Tres presuntos terroristas fueron detenidos el Ejército en el norte de Mauritania dentro de la investigación sobre el secuestro de los tres cooperantes españoles, informó hoy a Efe una fuente militar.
La detención de los tres sospechosos se llevó a cabo el pasado domingo en la región septentrional de Bir Mogrein, a unos 1.200 kilómetros de Nuakchot, señaló la fuente, que pidió el anonimato.
Las fuerzas del Ejército mauritano se incautaron de un teléfono por satélite que llevaba uno de los miembros del grupo y que era rastreado por la policía de este país.
Después de ser arrestados, los tres presuntos terroristas fueron trasladados a Nuakchot para ser interrogados.
Tras sus declaraciones, el jueves pasado se detuvo a Bu Uld Euimir como presunto cómplice del secuestro en la carretera entre Nuadibú (norte) y Nuakchot, la misma en la que fueron hecho cautivos los cooperantes catalanes.
Según las fuentes, los investigadores sospechan que Euimir, que trabaja como vigilante de torres de telecomunicaciones para una compañía mauritana, pudo haber proporcionado apoyo logístico a los secuestradores, concretamente carburante para su vehículo.
El secuestro fue cometido cerca del lugar donde trabajaba el vigilante, agregaron las fuentes.
El viernes pasado se cumplieron dos meses del secuestro de Albert Vilalta, Alicia Gámez y Roque Pascual, cooperantes que viajaban dentro de una caravana de la ONG Barcelona Acción Solidaria.
La organización Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) reivindicó el secuestro y se cree que trasladó a los secuestrados al norte de Mali.
A raíz del secuestro de los cooperantes españoles y de una pareja de turistas italianos en el sur del país, Mauritania aprobó recientemente una nueva ley antiterrorista que autoriza los registros domiciliarios a cualquier hora del día, la escucha de los teléfonos móviles sospechosos y la detención de cualquier sospechoso de intentar perjudicar a la seguridad del país.
En los últimos días se han multiplicado las operaciones militares del Ejército mauritano en el norte del país para desmantelar las células de apoyo a AQMI en esa región desértica.