Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Detiene a 15 personas en islas de Canarias y Barcelona dedicadas a favorecer la inmigración ilegal

La Policía Nacional ha detenido a un total de 15 personas en islas de Canarias y Barcelona que conformaban presuntamente una red dedicada a favorecer la inmigración ilegal de ciudadanos dominicanos a través de falsas ofertas de empleo, concluyendo así la denominada 'Operación Guayacanes'.
En concreto, la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de Las Palmas en colaboración con las de Barcelona y Arrecife (Lanzarote) ha cerrado la citada operación con la detención de los dos últimos integrantes de la organización criminal, desarticulándola en diferentes puntos de la geografía insular y peninsular, ya que presuntamente se dedicaba a favorecer la inmigración ilegal de ciudadanos dominicanos, así como a la obtención de autorizaciones de trabajo fraudulentas por parte de ciudadanos dominicanos.
En cuanto a los detenidos son todos de origen dominicano y los arrestos se han procedido de manera simultánea en las islas de Gran Canaria y Lanzarote, así como en la ciudad de Barcelona. En concreto, los detenidos responden a las iniciales de A.R.P.R., J.M.A.L., J.E.C.L., E.C.L., B.L.L., C.M.L.C., J.M.B.A., H.J.G., K.R.H.D., D.S.H.D., Y.O., J.C.P., J.C.L., J.A.R.H. y W.O.S.A., según informó la Policía Nacional en nota de prensa.
UTILIZABAN CLUBES DE BALONCESTO
Respecto a la investigación, se inició en 2013 cuando se comprobó que dos ciudadanos dominicanos, que habrían entrado en España con visado de residencia y trabajo como jugadores profesionales de un club de baloncesto de la isla de Lanzarote del denominado 'CB Guayacanes', realmente nunca habrían jugado profesionalmente para el dicho club, ya que según comunicó la Federación Canaria de Baloncesto, en los años de llegada de estas personas dicho club "no estaría siquiera federado".
Posteriormente, comprobaron que los dos jugadores citados habrían sido dados de alta ante la Seguridad Social, así como dados de baja de manera "casi inmediata" para aparentar normalidad laboral. Estos hechos hizo que se comprobaran que más extranjeros de nacionalidad dominicana habrían también franqueado la frontera española haciéndose pasar por jugadores de baloncesto profesionales.
Así, y según pudieron comprobar, el sistema consistiría en presentar ante la Subdelegación del Gobierno en Las Palmas y la Dirección Insular de Lanzarote contratos de trabajo como jugadores de baloncesto a favor de ciudadanos dominicanos en su país de origen, apoyando dichos contratos con falsos contratos de patrocinio con empresas e incluso con el propio Ayuntamiento de Arrecife para aparentar solvencia económica para hacer frente a los mismos.
Seguidamente, y una vez que el supuesto jugador se encontraba en la isla, se le daba de alta ante la Seguridad Social para tramitar la correspondiente autorización de residencia y trabajo, para que "de manera casi inmediata, una vez obtenidos los papeles, eran nuevamente dados de baja".
También se pudo comprobar que el presunto fraude llevado a cabo "no solo era utilizado para introducir en España a ciudadanos dominicanos desde su país de origen sino que además se aplicaba a ciudadanos dominicanos que, encontrándose regularmente en España, carecerían de autorización de trabajo".
Para ello, los citados clubes de baloncesto vendían supuestamente falsos contratos de trabajo a los ciudadanos para presentar dichos contratos con falsos patrocinios ante la administración, de tal forma que el jugador profesional de baloncesto "no era en ningún caso federado, evidenciándose así el engaño al que era sometida la Administración".
De esta forma, la organización aprovechaba la existencia real de los clubes de baloncesto 'Guayacanes' y 'Quisqueya' para realizar falsas ofertas de empleo en calidad de jugadores o entrenador, bien para el acceso a territorio nacional de extranjeros desde su país de origen --República Dominicana en todos los casos--, bien para una vez en España facilitar la renovación de la autorización de residencia o incluso pedir el cambio de modalidad de autorización de residencia a autorización de residencia y trabajo por cuenta ajena para que los extranjeros que obtuvieran fraudulentamente dicha autorización pudieran trabajar legalmente en España "sin levantar sospechas de cómo habrían obtenido el citado permiso".
Así, tras centrar la investigación en las personas con responsabilidad y gestión en los clubes de baloncesto citados, se evidenció un vínculo familiar entre todos ellos, presentando los diez directivos de ambos clubes lazos familiares entre los mismos, destacándose que el patriarca del clan, J.C.P., tesorero del CD. Guayacanes habría tenido un hijo en común con Y.O., vocal del mismo club, que a su vez habría contraído matrimonio con otra hija del antes citado, E.C.L., tesorera del CD Quisqueya.
Todo ello para regularizar su situación en España, siendo esta última pareja real con la que además tendría un hijo de uno de los supuestos jugadores del club de baloncesto mencionado. Así, el cabecilla J.C.L. fue detenido recientemente, ya que había estado ilocalizable desde febrero, cuando se habría desarrollado la operación en Gran Canaria, Lanzarote y Barcelona.
En este sentido, destaca la circunstancia de que el mismo habría sido detenido por hechos similares llevados a cabo en relación a otro club de baloncesto en Vecindario (Gran Canaria), el CB Saona, respecto al que ejercía el cargo de vicepresidente, por lo que ya habría sido condenado.
Finalmente, apuntan a que en virtud de la averiguaciones realizadas, se detuvo a un total de 15 personas figurando 7 de los mismos dentro de los órganos de administración de los clubes deportivos Guayacanes y Quisqueya, a los que se les imputó los presuntos delitos de falsedad documental, favorecimiento de la inmigración ilegal y pertenencia a organización criminal, deteniendo a las 8 personas restantes por un presunto delito de falsedad documental, pasando los arrestados al Juzgado de Instrucción Número Dos de los de Las Palmas de Gran Canaria.