Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Dirección de la Policía aprueba una instrucción de prevención de suicidios en los CIE

Se denominarán Centros de Estancia Controlada de Extranjeros (CECE) con el nuevo reglamento
La Dirección General de la Policía ha aprobado una instrucción de prevención de los suicidios en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE), a petición de la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, para reforzar las medidas para garantizar la seguridad e integridad de los internos.
La decisión se hace pública después de que este miércoles el director general de la Policía, Ignacio Cosidó, acompañado de la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, la Defensora del Pueblo y su adjunto, Francisco Fernández Marugán, hayan visitado el CIE de Barcelona, ha informado la Dirección General de la Policía en un comunicado.
La instrucción de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional, que se difundirá en febrero en todos los centros de internamiento, prevé "actuaciones preventivas desde el momento de la detención hasta la salida del centro".
Así, las unidades de extranjería, servicios de seguridad de dependencias policiales y centros de internamiento deberán adoptar unas normas de obligado cumplimiento de carácter general y otras específicas en el caso de internos con conductas suicidas detectadas por los servicios médicos.
Según la Policía, en los últimos cinco años ha habido dos casos de suicidio en los CIE de toda España, cuando han pasado por estos centros 62.000 personas; a pesar de "el escaso porcentaje de casos", la instrucción pretende reforzar las medidas para la seguridad de los internos.
La Dirección General de la Policía ha recordado que se está desarrollando el Real Decreto que aprueba el reglamento de funcionamiento y régimen interior de estos centros, que pasarán a denominarse Centros de Estancia Controlada de Extranjeros (CECE).
El reglamento está actualmente en el Consejo de Estado y es, según el comunicado, "el resultado de un proceso amplio de diálogo social e interinstitucional y de un análisis exhaustivo y realista de la situación".
El objetivo es regular los derechos y deberes fundamentales de los internos, de acuerdo con la Ley 4/2000, dedicando artículos específicos a la presentación de reclamación y quejas, el régimen de funcionamiento de los centros, su estructura organizativa y de dirección y los servicios de asistencia tanto sanitaria como social y de seguridad.
Concretará los medios personales y materiales para los CIE y estipulará los procedimientos de actuación en ingresos, salidas y traslados, haciendo hincapié en la información de los derechos, y en los requisitos y garantías para realizar estos trámites.
VISITA
Durante la visita este miércoles por la mañana Cosidó y Becerril se han entrevistado con los responsables del centro y han examinado el estado de las instalaciones, coincidiendo con la publicación de un auto de los Juzgados de Instrucción 1 y 17 de Barcelona destinados al control del CIE de Zona Franca, en el que exigen mejoras como garantizar el contacto físico de los internos con sus visitas.
Entre otras mejoras a las que obligan en este auto los juzgados de control está avisarles de inmediato de todas las lesiones de los internos y cualquier incidente, la mejora del sistema de regulación de temperatura de las duchas y la instalación de WC en los dormitorios.
Según ha informado en un comunicado la Defensora del Pueblo, en la visita han informado 'in situ' a las autoridades de las principales conclusiones y recomendaciones de sus últimas inspecciones en el centro, la última el 4 de diciembre después de la muerte de un interno.
Entre las recomendaciones pendientes de realizar está precisamente que el Gobierno apruebe el reglamento de funcionamiento de los CIE, que se arbitren "los medios necesarios para hacer efectivo el derecho a la asistencia social de los extranjeros sometidos a internamiento", intensificar el seguimiento de los convenios con las empresas que prestan la asistencia sanitaria y que se aclaren los criterios para pedir un internamiento.