Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Discreto homenaje para conmemorar los diez años del accidente del Concorde

Imagen de archivo tomada el 25 de julio de 2000 que muestra a bomberos trasladando a una de las víctimas del accidente del Concorde, en Gonesse, (Francia). EFE/Archivotelecinco.es
Un discreto homenaje se celebró hoy en el municipio francés de Gonnesse para conmemorar el décimo aniversario del accidente del Concorde que se estrelló en esa localidad de las afueras de París y que causó la muerte de 113 personas, el 25 de julio del 2000.
La ceremonia, en la que participó menos de un centenar de personas, tuvo lugar en el sitio exacto donde cayó el avión y estuvo acompañada de ofrendas florales y de un minuto de silencio.
Según declaró en su discurso el alcalde de Gonnesse, Jean-Pierre Blazy, fue un accidente que sobrepasó las barreras de la "imaginación".
Una segunda ceremonia, reservada a los familiares y allegados del centenar de víctimas alemanas de la catástrofe y la tripulación de Air France que perdió la vida en el siniestro se desarrollará durante la jornada.
El próximo 6 de diciembre se conocerá el veredicto del juicio sobre el accidente, tras un proceso de cuatro meses que concluyó el pasado mayo.
La compañía Continental Airlines está encausada porque una lámina metálica se soltó de uno de sus aparatos, lo que, según los investigadores, pudo provocar el accidente del avión supersónico.
Sin embargo, los abogados de la aerolínea estadounidense atribuyen la responsabilidad a Air France, propietaria del aparato, a la que acusan de ocultar pruebas de que el avión tenía sobrecarga el día del siniestro.
La Fiscalía, por su parte, pidió dos años de cárcel exentos de cumplimiento para el ex director del programa del Concorde Henri Perrier y una multa de 175.000 euros para Continental Airlines.