Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Disminuye el caudal en las cabeceras de los ríos en Castilla y León y las avenidas se trasladan a tramos medios y bajos

Los ríos Duero, Arlanza, Órbigo y Ucero mantienen niveles de alarma
La Confederación Hidrográfica del Duero ha informado este domingo de que los ríos Duero, Arlanza, Órbigo y Ucero se mantienen por encima de los niveles de alarma en algunos de sus tramos, al tiempo que ha señalado que por lo general la situación tiende a normalizarse en las cabeceras de los ríos mientras que las avenidas se trasladan a las zonas medias y bajas de los cauces.
Debido a las precipitaciones que se han producido en los últimos días y que continuarán este domingo incluso en forma de nieve, la Cuenca del Duero continua con numerosos ríos en situación de alarma (diez estaciones) y alerta (23), si bien por lo general, los niveles en las cabeceras de los ríos disminuyen y las ondas de las avenidas se trasladan a los tramos medios y bajos de los ríos mas importantes.
Especialmente, la crecida del río Arlanza, que se desbordó este viernes en Salas de los Infantes y ayer en Covarrubias y Lerma (Burgos), trasladará sus aguas al Pisuerga. Este cauce supera los niveles de alarma en Peral de Arlanza (Burgos) y Quintana del Puente (Palencia), mientras que las estaciones de Salas, Covarrubias y Lerma ya presentan simplemente nivel de alerta.
La crecida del Duero, que si bien se mantiene en niveles altos en el tramo situado aguas abajo del embalse de la Cuerda del Pozo, se traslada paulatinamente al tramo medio y bajo de las provincias de Soria, Burgos y Valladolid.
El río principal de la cuenca supera los niveles de alarma en la salida del citado embalse, en Garray y en Navapalos. La presa continuará con el desembalse preventivo de en torno a los 100 m3/seg, con el fin de recuperar el volumen de resguardo que se había absorbido en estos últimos días.
Además, superan los niveles de alarma el río Ucero, a su paso por Osma (Soria), y el Órbigo en las estaciones de Cebrones (León), Manganeses y Santa Cristina de la Polvorosa (Zamora). Mientras tanto, el Eresma y Riaza en Segovia, el Esgueva en Valladolid, el Luna-Órbigo y sus afluentes Omaña y Tuerto en las provincias de León y Zamora, y el río Támega en Orense, superan el nivel de alerta.
Durante la pasada noche también han superado los niveles de alerta los dios Cega en Pajares de Pedraza (Segovia), Tera en Puebla de Sanabria y Camarzana de Tera (Zamora) y Vena en Burgos.
Aunque durante el día de hoy se prevé continúen las precipitaciones, la bajada de la cota de nieve hará que disminuyan "notablemente" las escorrentías en los tramos altos de los ríos, por lo que la CHD espera que la situación tienda a normalizarse en estas zonas.
No obstante, las crecidas se comenzarán a notar en los casos de los ríos Pisuerga y Duero en sus tramos medios y bajos a partir de este domingo y durante los próximos cuatro días. En el Pisuerga se pueden alcanzar los niveles de alerta en Valladolid dentro de dos días; mientras que en el Duero se estima que la punta de la crecida de este río por la provincia de Zamora se produzca en 3 a 4 días, con caudales que también pueden alcanzar los niveles de alerta.