Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Disponible en España 'Cyramza' (Lilly), el primer tratamiento aprobado para cáncer gástrico avanzado

Tras años de investigación Lilly presenta en España 'Cyramza' (ramucirmab), el primer fármaco de segunda línea aprobado para el cáncer gástrico y el cáncer de la unión gastroesofágica, que consigue aumentar la supervivencia global de los pacientes tras ser tratados con quimioterapia previa entre un 30 y un 35 por ciento, si se administra solo o en combinación con paclitaxel respectivamente.
"Respecto al cáncer gástrico y gastroesofágico había una zona huérfana que hemos rellenado con 'Cyramza', un tratamiento bueno, beneficioso y activo", ha declarado el oncólogo del Hospital Universitario de Sabadell, el doctor Carles Pericay. En el momento del diagnóstico, en torno a un 65 por ciento de los pacientes se encuentra en fases avanzadas, cuando el tumor se ha expandido, y, por tanto, las opciones terapéuticas de supervivencia quedan limitadas, una supervivencia que 'Cyramza' aumenta en un 30-35 por ciento.
El cáncer gástrico se desarrolla sin ofrecer síntomas claros que permitan el diagnóstico precoz, por ello se suele detectar en fases avanzadas, ofreciendo un pronóstico de supervivencia bajo. En España se diagnostican al año 7.810 casos, según los últimos datos disponibles de 2012. "Solo un 25 por ciento de los pacientes con enfermedad metastásica, irresecable o localmente avanzada podrá recibir un tratamiento de segunda línea.
'Cyramza', incluido ya en la cartera de servicios financiados por el Sistema Nacional de Salud, se ha aprobado gracias a los resultados de los estudios Rainbow (ramucirubam en combinación con quimioterapia) y Regard (ramucirubam en monoterapia), ambos de fase III global, aleatorizado doble ciego y controlado con placebo. Los estudios se realizaron en pacientes con una edad sobre 60 años, con el doble de hombres que de mujeres, y divididos en un 80 por ciento de cáncer gástrico y un 20 por ciento de tumor gastooesofágico.
"Estos estudios han demostrado que la administración de ramucirumab en monoterapia o en combinación con paclitaxel aumenta la supervivencia cuando se comparan con placebo o con la quimioterapia en esta segunda línea", ha afirmado el doctor Pericay. Además, ha añadido que "ayudarán a los oncólogos a protocolizar una secuencia de tratamiento de nuestros pacientes, desde la primera línea, pasando por la segunda y posteriores si las hubiese".
El estudio Rainbow concluyó que en los pacientes que habían recibido ramucirubam más paclitaxel se extendió la supervivencia global de forma significativa estadísticamente en comparación con los pacientes que recibieron placebo (9,6 meses de supervivencia frente a 7,4). También mejoró el tiempo durante el cual la enfermedad no progresó, pasando de 2,9 meses en placebo a 4,4 meses con la combinación del fármaco.
En el estudio Regard, usando el fármaco en monoterapia, también se obtuvo resultados en los que la supervivencia global aumentó estadísticamente de forma significativa, de 3,8 meses en los pacientes con placebo más cuidados, a 5,2 meses los que recibieron ramucirumab.
Respecto a la tolerancia del fármaco, el doctor Pericay ha valorado positivamente los resultados obtenido en cuanto a la toxicidad asociada al mecanismo de acción antiagiogénico, donde destaca la hipertensión como principal toxicidad, "aunque se controla bien con un tratamiento antihipertensivo eficaz", ha precisado el doctor.
PROGRAMA ONCOCARE 24
El responsable médico de Lilly Oncología en España, el doctor Alejo Cassinello, ha reafirmado el compromiso de la empresa en la lucha contra el cáncer con las contribuciones terapéuticas que llevan a cabo. Lilly lleva a cabo el programa OncoCare 24, para mejorar el trayecto de los pacientes por su enfermedad.
Consiste en un proyecto de escucha-respuesta vía telefónica, durante las 24 horas del día los 365 días del año, en el que los pacientes pueden recibir consejos dietéticos, apoyo psicológico e información sobre efectos secundarios y otros temas de la enfermedad y del tratamiento de médicos especializados.
El programa, en el que participan 14 hospitales de toda España, se puso en marcha hace cinco años y desde entonces se han recibido 4.380 llamadas. "La satisfacción de los usuarios es de 8,8 sobre 10, según han evaluado ellos mismos", ha informado el doctor Casinello.