Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Doña Elena, Infanta torera

Doña Elena se sitúa un año tras otro entre las más aplaudidas por sus elecciones. Allá donde va, pasea sus estilismos arriesgados y acapara miradas. Divorciada y madre de dos hijos, trajes como el que lució en la boda de le heredera sueca la convierten en icono de la elegancia ante sus colegas de sangre azul.
Su vestido en la boda de Victoria de Suecia recordaba a un capote. Acompañó el vestido, con una torera de estilo goyesco de una inconfundible inspiración torera. Redecilla también taurina para recoger su pelo y poner la guinda a un atuendo que no ha pasado desapercibido y que la prensa ha calificado como "mejor vestida y más real". Lorenzo Caprile fue el diseñador elegido.
Doña Elena, primogénita de los Reyes de España, parece haberse convertido en una 'fashion victim' y con los años ha ido ganando protagonismo gracias a sus elecciones y a unos estilismos que difícilmente se olvidan. El traje de falta y chaqueta con pamela extragrande que lució en la boda de su hermana Cristina aún se recuerda en los círculos de la moda.
Antes de la llegada de la novia a la catedral los suecos pudieron contemplar un auténtico desfile de miembros de casas reales . No solo la Infanta Elena acaparó los flashes. La Princesa de Asturias destacó por su sobriedad, especialmente en comparación con el modelo que lució el viernes por la noche en la cena de gala previa a la boda. Letizia Ortiz lució un vestido color nude de corte clásico, rematado con relieves de flores, y manga corta. La única sorpresa fue el pelo, ya que llevaba un recogido sujeto por una tiara y una trenza sobre ella. CGS