Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EAPN-ES pide que la Constitución incluya al Tercer Sector y propone la elaboración de un Pacto contra la Pobreza

La Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN-ES) ha pedido que el Tercer Sector de la Acción Social sea incluido en la Constitución, de modo que sea reconocido su papel como "agente en el diálogo civil y social".
En este sentido, EAPN-ES considera "urgente y necesaria" una reforma de la Carta Magna que recoja los derechos sociales como derechos subjetivos, para lo cual habría que elevar el rango de algunos que están ya mencionados, y/o incorporarlos al capítulo de los derechos fundamentales y de las libertades públicas.
Según informa la organización, esta reforma es necesaria para consolidar un "marco estable, moderno, equilibrado y desarrollado del Estado del Bienestar", en consonancia con el marco europeo al cual pertenece España.
PACTO CONTRA LA POBREZA
Asimismo, ha lanzado una propuesta de "compromiso conjunto" por un Pacto contra la Pobreza, dirigida a lograr, entre todos los actores políticos, económicos y sociales, la reducción de las desigualdades y a la mejora del bienestar humano de aquellas personas que actualmente están en riesgo de pobreza y exclusión. Según recuerda la organización, unas 13 millones de personas se encuentran en esta situación de pobreza y exclusión social.
Tal y como señala EAPN-ES, España se encuentra entre los países con el nivel más elevado de desigualdad y es el país donde más ha aumentado ésta durante la crisis, impulsada "principalmente por el desempleo, la baja calidad del empleo creado y la polarización de los ingresos entre las personas ocupadas".
Para la organización, la situación social de España continúa siendo "muy grave", con un 28,6% de la población en riesgo de pobreza y exclusión social, según datos de AROPE. Concretamente, la situación de pobreza relativa, según explica EAPN-ES, afecta a un total del 22,1% de la población, cifra que aumenta en algunos grupos concretos, como la infancia (28,8%), los jóvenes (38,2%) o la población extranjera extracomunitaria (55,4%). También ha aumentado el porcentaje de personas trabajadoras pobres (del 17,6% en 2014 al 18,1% en 2015) y el paro sigue estando entre los más elevados de la UE (por encima del 20%).
Por este motivo, este Pacto contra la Pobreza es, según indica la organización, "urgente y necesario", además de porque el impacto de las transferencias sociales en la reducción de la pobreza "sigue siendo escaso", especialmente en el caso de la infancia. Por otra parte, a juicio de EAPN-ES, sigue habiendo "grandes disparidades y desequilibrios regionales" en cuanto a los datos de pobreza y exclusión, así como en las políticas y medidas de protección social puestas en marcha.
Así, EAPN-ES propone este Pacto porque considera que la cita electoral del próximo 26 de junio puede ser "una excelente ocasión" para que los políticos demuestren que realmente existe "una voluntad política compartida de asumir el reto de reducir significativamente la pobreza, la exclusión y la desigualdad".