Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EEUU se declara en Bonn a favor de un "acuerdo global" sobre el clima

El enviado especial de Estados Unidos para el Cambio Climático, Todd Stern, interviene en las negociaciones para la conferencia sobre el cambio climático en Bonn, Alemania, hoy domingo 29 de marzo, en las que participan alrededor de 2.000 delegados de todo el mundo. EFEtelecinco.es
El comisionado para el Clima de Estados Unidos, Todd Stern, declaró hoy en el comienzo de una conferencia en Bonn (Alemania) que su país es partidario de un "acuerdo global" sobre el cambio climático, que deberá alcanzarse en Copenhage a finales de diciembre.
Stern subrayó que, con la llegada a la presidencia de Barak Obama, Estados Unidos ha dado un giro importante en materia de lucha contra el cambio climático después de que la administración Bush se apartase del consenso mundial y se negase a ratificar el protocolo de Kioto.
La conferencia de Bonn durará diez días y tiene como propósito preparar la cumbre de Copenhague donde se deberá llegar a un tratado que releve el protocolo de Kioto cuya vigencia termina a finales de 2012.
Ya la Casa Blanca había dado señas de un giro en materia de cambio climático al proponer un encuentro de 16 potencias económicas para iniciar un diálogo que prepare la cumbre de Copenhage.
Según explicó Stern, el primer encuentro de ese Foro sobre la Energía y el Clima deberá tener en Washington el 27 y el 28 de abril y sus resultados deberás discutirse también en la cumbre del G8 en verano.
El jefe del Secretariado para el Clima de la ONU, Yvo de Boer, celebró hoy la iniciativa de Estados Unidos y dijo que podría ser útil para alcanzar una solución política.
De Boer advirtió que queda poco tiempo para llegar a una solución y que para que los países en desarrollo y los países emergentes aprueben en nuevo acuerdo se requiere que las naciones industrializadas determinan metas claras de reducción de sus propias emisiones y dejen claro qué compensaciones económicas habrá para los países pobres.
"El tiempo corre y los estados todavía tienen mucho trabajo por delante", advirtió de Boer.