Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un juez de EE.UU. sentencia a un ex ministro peruano a cuatro días de cárcel y multa

Ninguno de los dos tendrá que cumplir los cuatro días de cárcel porque ya pasaron ese tiempo en prisión, cuando fueron detenidos en el aeropuerto de Miami el 5 de noviembre del año pasado. EFE/Archivotelecinco.es
El ex ministro de Vivienda de Perú Francis James Allison Oyague y su esposa, Carla Robbiano Montes, fueron sentenciados hoy a cuatro días de cárcel y a una multa de 3.000 dólares por no declarar 50.250 dólares en la Aduana de Estados Unidos, cuando regresaban a su país en noviembre pasado.
Además, la pareja no podrá ingresar a EE.UU. por los próximos tres años y deberán pagar 300 dólares adicionales por costos relacionados con las acusaciones, según la sentencia emitida por el juez Federico Moreno en una vista judicial de una hora en un tribunal federal de Miami.
Ninguno de los dos tendrá que cumplir los cuatro días de cárcel porque ya pasaron ese tiempo en prisión, cuando fueron detenidos en el aeropuerto internacional de Miami en noviembre de 2009.
Los dos acusados podrán regresar a Perú inmediatamente después de pagar el dinero exigido por el tribunal y los 50.250 dólares fueron confiscados por las autoridades estadounidenses.
La Fiscalía Federal solicitó una condena de un año y tres meses de cárcel alegando que la pareja cometió un delito grave.
"Creo que liberarlos por tiempo servido (en la cárcel) no sería adecuado para castigar un delito de felonía", dijo el fiscal John D. Couriel antes de que el magistrado diera a conocer su decisión.
El matrimonio afrontó cargos de omitir la exportación de dinero, de contrabando de dinero y falsas declaraciones, cargos que son penalizados con una condena máxima de cinco años de prisión cada uno.
Moreno en su dictamen dijo que era suficiente castigo haber mantenido a la pareja alejada de sus hijos: una padece de parálisis facial y otro tuvo un accidente de automóvil.
Igualmente, confiscarle el dinero que era parte de sus ahorros, haber pasado cuatro días en una prisión federal y la ansiedad que sufrieron vinculada con todo el caso.
Antes de que el juez impusiera la condena, Allison con la voz quebrada por el llanto pidió perdón a Moreno y dijo sentirse avergonzado por lo sucedido.
"Le suplico que si considera que debemos ir a prisión, me imponga a mí las condenas", solicitó el ex funcionario peruano para evitar que su esposa fuera a la cárcel.
Robbiano, que en dos ocasiones estuvo a punto de desvanecerse por la presión y la angustia, mientras su abogado la sostenía agarrándola por la cintura, también pidió disculpas al juez "por haber violado la ley de Estados Unidos".
"Le suplico que no me separe de mis hijos", dijo llorando.
Moreno al sentenciarles no aceptó la sugerencia de Allison: "consideré en un momento darle a él un castigo más severo, pero al final me pareció sexista".
Óscar Arroyave, abogado del ex ministro, al terminar la audiencia, declaró que la sentencia era justa porque el caso se "debió a un error de juicio de ambos en un día en el que estuvieron sometidos a un fuerte estrés".
Arroyave señaló que el día del viaje Allison y su esposa habían perdido los pasajes y que llegaron con el tiempo justo al aeropuerto y muy nerviosos.
En ese momento agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) y de Protección de Fronteras (CBP) los seleccionaron al azar para una inspección, proceso durante el cual Robbiano dijo que tenía 20.000 dólares en su cartera.
Los agentes le dijeron que debía llenar un formulario declarando el dinero, un requisito que, según su abogado, ellos desconocían.
Explicó que ambos sabían que debían declarar dinero cuando se ingresa a EE.UU., pero no al salir de este país y logró probar que en ninguna parte del recorrido que los acusados hicieron en el aeropuerto había un cartel informando de ese requisito. Un aspecto que un agente del ICE reconoció.
"Ellos han pasado por mucho: el papá de ella falleció, un hijo tuvo un accidente de tránsito, hace dos semanas se les incendió el apartamento (en Lima). Solo les faltó haberse mudado a Haití", dijo a periodistas.
Arroyave agregó que en ningún momento se cuestionó el origen del dinero: "el fiscal quiso ensuciar las aguas con insinuaciones y el juez le preguntó directamente que si tenía algo que demostrara que el dinero era ilícito y él respondió que no poseía nada".
El ex ministro peruano y su esposa fueron detenidos el 5 de noviembre del año pasado cuando se disponían a abordar el vuelo 4211 de Copa Airlines con destino a Lima (Perú) y escala en Panamá.
La pareja logró su libertad tras pagar una fianza de 100.000 dólares, pero estuvo 84 días con movimientos restringidos y con un dispositivo electrónico en el tobillo.