Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las negligencias que han marcado el primer caso de ébola en Europa

Un descuido en la manipulación del traje, a la hora de quitárselo, parece la causa más probable del contagio de la auxiliar de enfermería Teresa Romero. Pero hay muchas cosas más que ocurrieron y que no deben ocurrir. Hubo una serie de errores en cadena que conviene recordar para que no se repitan. Se trata de fallos en la supervisión ya que siempre debería haber una persona supervisando las maniobras que realizan los sanitarios al ponerse y quitarse el traje. Un protocolo demasiado rígido que hace que la auxiliar no ingrese con los primeros síntomas de fiebre. Falta de información como la que protagoniza Teresa al no comunicar que atendió a un fallecido por ébola. Y el traslado al hospital de Alcorcón que se realiza sin ninguna medida de seguridad: en una ambulancia convencional y a un centro que no está preparado para acoger a un contagiado de ébola