Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecologistas en Acción reclama el abandono de la energía nuclear al cumplirse mañana el 28 aniversario de Chernobil

La organización Ecologistas en Acción ha reclamado el abandono de la energía nuclear en el mundo con motivo del 28º aniversario del accidente en la central de Chernóbil (Ucrania) este sábado, que demostró que la atómica es una energía "sucia, cara y peligrosa" y porque "nunca se podrá lograr un nivel de seguridad adecuado".
Así, la ONG señala que este siniestros se ha sumado a otros de gravedad a lo largo de los sesenta años desde la instalación de la primera central nuclear en el mundo. Además, subraya que las consecuencias "devastadoras" del accidente de Chernobil "siguen teniendo efecto en la actualidad".
En este contexto, el portavoz nuclear de Ecologistas en Acción, Francisco Castejón, ha recordado que el 26 de abril de 1986 se produjo el accidente nuclear más grave de la historia en la central Chernóbil, a 90 kilómetros de Kiev (Ucrania).
En este sentido, ha subrayado que el accidente nuclear puso en evidencia la peligrosidad de esta fuente de energía, puesto que "tuvo y tiene todavía unos efectos devastadores".
Asimismo, ha recordado que la nube radiactiva surcó Europa y llegó hasta el norte de España y un territorio equivalente a la tercera parte de la península resultó contaminado con plutonio en Ucrania, Rusia y Bielorusia. El número de víctimas directas e indirectas alcanza los 200.000 muertos según la Academia de Ciencias Rusa y 165.000 según la aseguradora Swiss Re.
Castejón ha insistido en que el accidente demostró que la inseguridad de las centrales nucleares no solo afecta al país que se aprovecha de su energía sino que los efectos de un accidente pueden afectar a territorios y personas situados a miles de kilómetros, lo que "convierte en más peligroso el intento de extender la energía nuclear en el mundo".
En este contexto, ha advertido de que la central ucraniana supone una amenaza "dado el mal estado en que se encuentra el sarcófago, que ha sufrido derrumbes y amenaza con dejar al descubierto el combustible gastado con la consiguiente fuga de radiactividad. La construcción de un nuevo sarcófago que cubra al actual, costaría unos 1.000 millones de euros y se demoraría hasta más allá de 2020.
Por otro lado, Castejón ha recordado que en 2014 se cumplen 60 años de la puesta en marcha de la primera central nuclear y que en este periodo se han registrado 30 accidentes de niveles 3 a 7 en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares (INES). En concreto ha citado los más graves como Fukushima (Japón 2011), Chernobil (Ucrania, 1986); Harrisburg (Estados Unidos, 1979) y Winscale (Reino Unido, 1954) así como los de Tokaimura (Japón) con al menos cuatro muertos o Tricastin (Francia) donde pereció un trabajador.
"Esta peligrosidad es motivo suficiente para abandonar la energía nuclear y apostar por fuentes de energía más limpias y seguras. Las renovables están ya en condiciones de jugar un papel decisivo en el suministro energético", ha reclamado el portavoz de Ecologistas en Acción.
Finalmente, ha apostillado que en España, las renovables aportan el 40 por ciento de la electricidad consumida y que hay exceso de potencia instalada, lo que permitiría cerrar las plantas atómicas sin desatender el suministro.