Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecologistas en Acción denuncia la degradación de la seguridad en la central nuclear de Almaraz tras el último fallo

La organización Ecologistas en Acción ha denunciado la degradación de la seguridad en la central nuclear de Almaraz II (Cáceres) que en la pasada madrugada comunicó un suceso al Consejo de Seguridad Nuclear debido al fallo de la excicatriz, una pieza del generador que ya había errado en 2013.
La pasada madrugada, la planta se vio obligada a bajar potencia al 80 por ciento debido al fallo en la excicatriz. Esta pieza ya dio problemas en mayo de 2013 después de que hubiera sido cambiada en febrero de 2013.
La organización considera que puesto que "tenían prisa" por arrancar la central, colocaron otra vez la antigua y, por el momento, la central está funcionando al 80 por ciento de su capacidad total y ese está estudiando la revisión de esta pieza.
Además, advierte de que este último fallo es fruto de la degradación de la pieza, lo que significa, a su vez, un síntoma de la "progresiva degradación de la central".
En este sentido, el portavoz nuclear de Ecologistas en Acción considera que aunque el generador y su excicatriz están fuera del ámbito puramente nuclear, en una central nuclear todos los elementos están relacionados y un fallo en un elemento no nuclear se pude propagar hasta el reactor y dar lugar a un accidente nuclear.
A este respecto ha recordado que que el accidente de Vandellós I (Tarragona), cuyo 25 aniversario se cumple este año, empezó por un fallo en la turbina, pieza que rota y hace girar al generador. Así, ha explicado que en la turbina de Vandellós I se produjo un incendio que se propagó hasta el reactor dejando la central finalmente en un estado tan ruinosos que hubo de ser clausurada. Sólo la fortuna y la actuación de los bomberos evitaron una fuga radiactiva de la central.
Asimismo, añade que, de la misma forma, un fallo en el generador podría dar lugar a un incendio que se propagara hasta el reactor en la unidad II y dar lugar a un accidente nuclear.
Por último ha apuntado que la unidad II de Almaraz cumple 30 años en 2014 con sucesos notificados que se acumulan. Por ello, Ecologistas en Acción cree que "lo más sensato" sería fijar una fecha de cierre a esta planta.
Finalmente, se plantea que si con 30 años Almaraz II sufre tal degradación, por su estado "tan lamentable en la actualidad" y se cuestiona cuál sería su situación si el Gobierno permite a la central funcionar hasta los 50 o 60 años.