Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecologistas y Greenpeace critican la "insumisión" del CSN a las peticiones del Parlamento parar el expediente

Las organizaciones ecologistas han criticado la "insumisión" de Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) hacia la voluntad del Parlamento, --que le ha instado a paralizar el expediente de renovación de licencia de la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos)-- después de que el pleno haya aprobado este miércoles algunas varias actuaciones en ese sentido.
Así, el portavoz nuclear de Ecologistas en Acción, Francisco Castejón, ha admitido a Europa Press que lo anunciado por el regulador atómico este miércoles es lo que esperaban a pesar de que la mayoría del Parlamento se ha manifestado a favor del cierre de la central.
A su juicio, aprobar las especificaciones técnicas de funcionamiento supone "avanzar hacia un informe favorable" a la vuelta a la producción de electricidad de la planta que "servirá de coartada" para el próximo Gobierno de cara a autorizar que Garoña opere hasta los 60 años.
En este sentido, ha explicado que si el próximo Gobierno que aún está por ver se opone a la continuidad de la central y se encuentra con tantos dictámenes positivos hacia la central se verá presionado y, probablemente, el titular, Nuclenor llevaría al Ejecutivo a los tribunales por su decisión. Por el contrario, si se constituye un gobierno a favor de reabrir Garoña "esto sería la coartada perfecta".
Castejón cree que esto podría servir, especialmente a Ciudadanos, que "ha sido equidistante" en este asunto pero que con anterioridad se ha mostrado a favor de reabrir la planta atómica burgalesa si los técnicos así lo indican. "Este es un elemento que jugaría a favor de un posicionamiento favorable a reiniciar la central", considera.
Por ello, opina que el CSN "debería interrumpir los trabajos de la evaluación de la reapertura la solicitud" por lo que cree que una moratoria "tiene sentido". "Es cuanto menos extraño", ha concluido.
En la misma línea, la portavoz de la campaña de energía de Greenpeace, Raquel Montón, ha calificado de "insumisión al Parlamento" lo que ha hecho este miércoles el CSN, "en contra" de lo que le ha pedido "la inmensa mayoría del Congreso de los Diputados" para que detuviera el proceso de renovación así como la sucesión de autorizaciones parciales.
Además, ha manifestado a Europa Press su sorpresa por que el regulador atómico anuncie la fecha en la que probablemente remitirá el informe final al Ministerio de Industria, Energía y Turismo, algo que ve "imposible" puesto que antes de eso el titular de Garoña, Nuclenor, deberá realizar una serie de pruebas para las que no tiene plazo. "No puede anticipar la fecha de emisión. ¿Qué significa eso?", se ha planteado.
En definitiva, lamenta que el regulador haya hecho "lo contrario" de lo que le ha pedido el Parlamento --en una carta firmada por todos los grupos parlamentarios menos el Partido Popular-- para que paralice la evaluación del proceso hasta que se forme un Gobierno.