Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecologistas exigen convocar la junta consultiva del Parque Fragas do Eume para evaluar los daños del incendio

Colectivos ecologistas --Adega, Sociedad Gallega de Historia Natural y Verdegaia-- exigen la convocatoria "urgente" de la junta consultiva del Parque Natural Fragas do Eume como "primer paso" para elaborar un plan a través del que se evalúen los daños sufridos en el incendio registrado este fin de semana y que se fijen medidas de restauración de los espacios, así como dotación económica.
En un comunicado, en el que los ecologistas también ven "imprescindible" reunir el Consejo Forestal y del Consejo Gallego de Medio Ambiente, han denunciado que, junto a unas circunstancias meteorológicas "desfavorables", el fuego que afecta a las Fragas do Eume es "consecuencia directa" de una política forestal basada "en la falta de planificación y gestión forestal", así como el fomento de plantaciones con especies "que favorecen los incendios".
El comunicado se hace eco de la información facilitada por Medio Rural en la que se apunta a tres focos causantes del incendio que afecta a las Fragas, por lo que interpretan que se trataría de un fuego "intencionado" que "coincide en el tiempo y en el espacio" con el incendio en As Louseiras y con el conato de Cabalar, lo que buscaría causar "el mayor daño posible" a espacios naturales de gran importancia ecológica.
Los colectivos ecologistas han destacado las dimensiones de este fuego que, a su juicio, "no pueden entenderse" sin tener en cuenta otros factores referentes a las políticas ambientales de la Xunta. A modo de ejemplo, han apuntado que ésta "primó la inversión" en medios de extinción en detrimento de la prevención, hecho que no supuso "reducir el número de conatos y de incendios".
También han señalado que la declaración como Parque Natural en 1997 "no fue suficiente" para que se tomasen "las medidas necesarias que garantizasen su conservación". Por último, han llamado la atención sobre el régimen hídrico del río Eume, muy afectado por la detracción de agua para llenar el hueco de la mina de As Pontes.