Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecologistas reclama "desengancharse del plástico", frenar la sobreexplotación y una apuesta "seria" por los océanos

Ecologistas en Acción ha reclamado medidas concretas como "desengancharse" del plástico, frenar la sobrexplotación pesquera y una "apuesta seria" por los océanos porque considera que tener océanos sanos es tener un planeta sano.
Con motivo del Día Mundial de los Océanos, Ecologistas en Acción considera que no se puede hablar de salud de los océanos sin tener en cuenta los diferentes impactos que son provocados por las actividades humanas que además actúan de forma acumulativa, lo que impide la conservación de sus valores naturales.
Así, apuesta por establecer un conjunto de medidas para revertir la situación que pasan por reclamar una "apuesta real" contra el cambio climático a nivel político e institucional y comprometerse, de forma cotidiana, con la lucha para revertir esta situación.
Además, exige que la sociedad se desenganche del plástico con medidas sencillas para reducir las basuras marinas, que se deberían complementar con medidas políticas o mediante el establecimiento del sistema de devolución y retorno de envases así como un riguroso control de los residuos industriales.
Para la organización, otro de los objetivos principales para revertir la situación actual de los mares es poner freno a la sobreexplotación de los recursos pesqueros mediante una gestión integrada de las pesquerías, el aumento de la selección de las artes de pesca y el establecimiento de límites de captura, entre otras medidas.
Del mismo modo, Ecologistas en Acción pide que se fomenten también las buenas prácticas de consumo de productos del mar, de temporada y procedentes de artes de pesca de bajo impacto que faenen zonas cercanas.
En este contexto, alerta de que "ya se habla de zonas muertas en los océanos" durante el verano, cuando el oxígeno disuelto disminuye a valores en los que la vida no es sostenible. También ha alertado del aumento de la temperatura oceánica, que acelera el metabolismo de los organismos y su demanda de oxígeno.
Asimismo, ha apuntado que otro grave impacto es la basura y alerta de que en 2015 se produjeron 280 millones de toneladas de plástico de las que 8 millones fueron a parara la océano.
"Tenemos medio millón de piezas de plástico por kilómetro cuadrado, una creciente sopa de plástico que casi alcanza la superficie de Rusia y, al menos, el 17 por ciento de las especies afectadas están catalogadas como vulnerables, amenazadas o en peligro de extinción en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)", advierte la organización
En este sentido, subraya también que la ingestión de microplásticos (partículas derivadas de la fragmentación de los anteriores) genera también una transferencia de tóxicos a los organismos que los ingieren cuyas consecuencias en la cadena alimentaria están aún por determinar.
Por ello, estima que la degradación paulatina de la calidad ambiental del ecosistemas marino, la utilización de sus recursos biológicos llega también a extremos insostenibles. La Comisión Europea reconoce que el 48 por ciento de las poblaciones con interés comercial de las que se disponen de datos en el Atlántico están sobreexplotadas, y que esta cifra llega hasta el 93 por ciento para las poblaciones del Mediterráneo.