Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ecuador dice que en la demanda contra Colombia no influye si Aisalla era de las FARC

El 1 de marzo de 2008, el Ejército colombiano destruyó un campamento que las FARC habían instalado en territorio selvático de Ecuador, específicamente en el enclave de Angostura. EFE/Archivotelecinco.es
El procurador general del Estado ecuatoriano, Diego García, señaló hoy que en la demanda de Ecuador en contra de Colombia ante la CIDH por la muerte de Franklin Aisalla no influye el hecho de que este hubiese o no pertenecido a las FARC.
Agregó que "para los efectos de la violación de los derechos humanos, el hecho de que (el ecuatoriano) Franklin Aisalla haya sido o no miembro de las FARC, cuáles hayan sido las circunstancias en que se encontraba en el lugar, no tienen ninguna incidencia".
Insistió en que la operación militar hecha por el Gobierno colombiano en territorio ecuatoriano en contra de un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que Ecuador asume como una invasión, "no es materia de juzgamiento en este caso".
A juicio de García la materia de juzgamiento es la "una ejecución sumaria en territorio ecuatoriano por parte de un Estado extranjero".
Añadió que está "demostrado, a través de los peritajes, el hecho de que (Aisalla) murió como consecuencia de golpes repetidos en la parte posterior de la cabeza, que no son producto, necesariamente, de la onda expansiva de la explosión, sino de golpes que habrían sido dados posteriormente a la explosión en el mismo lugar".
El procurador contestó así al anuncio de Colombia de que responderá "con los alegatos correspondientes" a una demanda internacional de Ecuador en su contra por la muerte de Aisalla, en marzo de 2008.
A la par de ese anuncio, Bogotá reiteró que el ciudadano ecuatoriano muerto en el bombardeo contra un jefe rebelde "hacía parte de un grupo criminal al servicio de las FARC".
García dijo que "es público y notorio" que Colombia ha "reconocido la invasión como tal y el bombardeo, pero no han reconocido que han violado los derechos humanos de un ciudadano ecuatoriano en territorio ecuatoriano".
El caso, que está ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) agregó en la radio Sonorama que "puede haber lugar a una compensación económica a favor de la familia de Franklin Aisalla".
"No es un juicio civil de indemnizaciones, es un proceso de violación de derechos humanos, que no busca exactamente un resarcimiento de daños y perjuicios, pero sí una compensación económica por el daño sufrido", dijo.
El 1 de marzo de 2008, el Ejército colombiano destruyó un campamento que las FARC habían instalado en territorio selvático de Ecuador, específicamente en el enclave de Angostura.
En esa operación murieron al menos 26 personas, entre ellas, el portavoz internacional de la guerrilla, alias "Raúl Reyes", Aisalla y cuatro estudiantes mexicanos.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, consideró la operación militar colombiana como una violación a la soberanía ecuatoriana al haber atravesado la frontera sin permiso, y rompió relaciones diplomáticas con el vecino país el 3 de marzo de 2008, situación que se mantiene hasta hoy.