Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Editores de libros de texto catalanes aseguran cumplir la normativa y ven mala intención

El Gremi d'Editors de Catalunya ha asegurado que los editores cumplen totalmente la normativa en la elaboración de los materiales escolares, y ha sostenido que se trata de una "polémica absurda y malintencionada", ha asegurado a Europa Press el jefe de la comisión del libro de texto del gremio, Antonio Garrido.
El gremio ha reaccionado así al informe del sindicato AMES que sostiene que en libros de texto en Catalunya "se ensalza en exceso las diferencias entre los catalanes y los ciudadanos del resto de España", existe falta de referencias a las instituciones, entidades y normas compartidas, y se reducen los contenidos del real decreto estatal sobre Geografía e Historia.
Garrido se ha mostrado sorprendido con el informe, que ha dicho que analizarán, y ha resaltado que trasladan con profesionalidad a los libros de texto aquello que recogen los currículums oficiales, tanto la parte del Ministerio de Educación como el de las comunidades autónomas "sin ningún ánimo tendencioso ni adoctrinante".
El representante del Gremi d'Editors ha recordado que los libros son analizados por las escuelas y los claustros y sometidos a la inspección educativa, que de oficio actúa cuando detecta un error en los libros.
Ha considerado que en el informe hay un "posicionamiento político, descontextualizando para abonar una teoría", y ha sostenido que se ha querido instrumentalizar los libros de texto con una intencionalidad y que los editores son invitados de piedra en esta polémica.
Antonio Garrido ha remarcado que en Cataluña "hace años" que no se reciben denuncias o advertencias de las administraciones o las escuelas ya que se cumple la normativa existente y no se ha encontrado ningún defecto.
El editor ha asegurado que el sindicato autor del estudio no se ha dirigido en ningún momento al Gremio, que ha recordado que mantiene una interlocución constante con sindicatos y partidos políticos.