Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Educación ha verificado 5.000 títulos universitarios oficiales para poder trabajar o estudiar en el extranjero

El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, ha asegurado que ya se han verificado más de 5.000 títulos universitarios oficiales, un procedimiento que facilita a los titulados españoles que puedan trabajar en el extranjero, o bien ampliar sus estudios en instituciones académicas de otros países.
"Se reduce la carga burocrática y administrativa en trámites de esta índole y también se facilita la empleabilidad de los jóvenes y la internacionalización de las universidades. En definitiva, a trabajar a través del proyecto de decreto sobre homologación de títulos oficiales tengan el mayor reconocimiento los títulos oficiales expedidos por las universidades", ha explicado en la sesión de control al Gobierno, en respuesta al diputado del PP Ildefonso Pastor.
La legalización de títulos oficiales responde a un convenio internacional que exige la legalización de firmas por parte de las autoridades y desde junio se implanta progresivamente en las capitales de comunidades autónomas, según ha indicado Wert.
Se trata de un proceso que inició su departamento en junio de 2013 y al que poco a poco se han ido adhiriendo las comunidades autónomas, siendo 15 las que estarán en funcionamiento (salvo Madrid y Castilla-La Mancha "por cercanía") para el mes de junio, según ha precisado el ministro.
Se inició en Cataluña y Canarias y, hasta ahora, ha subrayado que "los resultados han sido magníficos", ya que se han realizado 5.000 verificaciones, de las que 3.000 en Cataluña.
Por su parte, el parlamentario 'popular' ha valorado la labor que el departamento de Educación está emprendiendo para "reducir la carga burocrática y administrativa" en las comprobaciones de trámites de esta índole, a través de las delegaciones del Gobierno en las comunidades autónomas "para que no se tengan que trasladar a Madrid".