Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elena Furiase y Raúl Escudero protagonizan la película sobre el sacerdote Pedro Poveda que llega mañana a los cines

Los actores Elena Furiase y Raúl Escudero protagonizan la película 'Poveda', dirigida por Pablo Moreno, que se estrena este viernes en España y narra la historia de Pedro Poveda (Linares, 1874 - Madrid, 1936), un sacerdote que abrió caminos en el campo de la educación y en la defensa de los derechos de las mujeres en las primeras décadas del siglo XX en España.
Poveda, interpretado por Raúl Escudero, comenzó su labor sacerdotal en las Cuevas de Guadix (Granada) en 1901, una zona marginal y olvidada en aquel entonces. Allí se encontró con el problema de la educación al que respondió desarrollando una amplia tarea social y educativa, lo que despertó la simpatía de unos pero también las envidias de algunos sectores de la sociedad culta y clerical de la ciudad.
Tras una dolorosa salida, recaló en Covadonga, Asturias, donde inició en 1911 un novedoso movimiento impulsado por mujeres jóvenes para formar un profesorado cristiano cualificado, que fue el origen de la Institución Teresiana.
En Jaén, Poveda conocerá a Pepita Segovia (Elena Furiase), primera mujer licenciada en educación de la ciudad y primera directora de la Institución Teresiana. Josefa será un pilar fundamental en su desarrollo tanto dentro como fuera de España.
Más tarde, en 1921, el sacerdote se asienta en Madrid donde combina diversas tareas sacerdotales, sociales y educativas, entre ellas la Hermandad del Refugio. Además, vivirá la España convulsa de los años 30 hasta la guerra civil, un contexto en el que Poveda será víctima de la violencia y la intolerancia. El sacerdote murió el 28 de julio de 1936 dando testimonio de su fe. Tras su muerte, Poveda fue reconocido por la UNESCO como 'Pedagogo y Humanista' y canonizado en 2003 por el Papa Juan Pablo II.