Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Embajadora sueca cree que el rescate a países en crisis ha distraído a Europa de atender al auge de partidos xenófobos

Cree que los valores de la UE están "amenazados" y defiende el respeto a la libre circulación de personas
La embajadora de Suecia en España, Cecilia Julin, considera que la proliferación en Europa de partidos con mensajes racistas y xenófobos, que están además creciendo en popularidad, se puede deber a que en los últimos años se ha atendido más a la situación económica y a rescatar países y sectores en crisis.
Ello, ha dicho, es una "muestra de solidaridad" en la Unión, frente a la cual han aparecido, no obstante, ese tipo de mensajes "muy preocupantes" no solo en países en crisis, como Grecia, sino además en otros como el suyo propio o en los Países Bajos.
A ello se suma que algunos gobiernos dentro de la Unión Europea (UE) actúan sin cumplir los Criterios de Copenhague, aquellos que condicionan la incorporación de nuevos miembros basándose en los valores de la Unión, lo que para Julin supone alejar a los países de los principios democráticos.
La embajadora sueca ha inaugurado este jueves en el Campus María Zambrano de la Universidad de Valladolid (UVA), en Segovia, el seminario 'El valor de la cultura y la cultura de los valores', jornada con la que se celebra el II Encuentro con la Sorbona, que reúne a profesores de Francia, Suecia y España, así como a escritores suecos y españoles.
En este marco, ha manifestado que para Suecia la UE se basa en valores comunes y fundamentales como la paz, la justicia, la igualdad, la solidaridad y el respeto a los derechos humanos, principios estos que según ha lamentado hoy están "bajo amenaza".
En declaraciones recogidas por Europa Press, Julin ha recordado que Europa ha luchado mucho por las libertades, entre ellas la de la circulación de personas, un derecho hoy en entredicho pero que es "fundamental" en la idea de una Europa "libre y unida", así como para el entendimiento entre los pueblos.
CRISIS DE UCRANIA
Se ha referido asimismo a la crisis de Ucrania y las relaciones con Rusia, que ha atribuido al "enfrentamiento de valores" entre Europa y el país ruso. "Nosotros vemos de forma diferente las relaciones entre estados, el respeto a la soberanía y el Estado de Derecho o los acuerdos suscritos", ha incidido la diplomática sueca, quien ha ensalzado la firmeza en la postura europea ante la situación.
Julin ha elogiado que Europa se mantuviera unida en defensa de sus valores y que mantenga "sin presiones" el respeto a las relaciones y los acuerdos suscritos entre países. "Merkel dijo que teníamos que defender los valores fundamentales aunque tuviera un coste alto. El 'soft power' de la UE es eso: nuestros valores firmes y que estemos dispuestos a pagar un precio para mantenerlos", ha subrayado.
"Necesitamos una Europa fuente, unida y que defienda sus valores fundamentales", ha aseverado la representante sueca, quien ha advertido de que el debilitamiento en este sentido es peligroso para las relaciones exteriores.
En la inauguración de la jornada, organizada por la Fundación Valsaín, el departamento de Literatura Escandinava de la Universidad de la Sorbona en París y el Campus de la UVA en Segovia, han intervenido asimismo el rector de la UVA, Marcos Sacristán; el director y el presidente de la Fundación Valsaín, Álvaro Gil Robles y José Luis Vázquez, y el director del departamento de Literatura Escandinava de la Universidad de La Sorbona, Sylvain Briens.
Estos han defendido la enseñanza y la cultura como medios para transmitir valores y el posicionamiento de la universidad en un lugar central en esta misión. Al respecto, Briens ha recordado la conclusión del I Encuentro, que se celebró en París el pasado mes de mayo, en el que se constató que Europa puede salir de la crisis económica, política y social solamente si coloca la cultura otra vez en el centro de su proyecto, una de las "claves" para construir una "Europa de los valores".