Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Encuentran restos de artesanía de la comunidad judía que habitó del siglo XI al XIV en Castrillo Mota de Judíos (Burgos)

Los trabajos de excavaciones que se están realizando en el yacimiento de La Mota, en el municipio burgalés de Castrillo Mota de Judíos, bajo la dirección de María Negredo y Ángel Palomnino, con el patrocinio de la Junta, están sacando a la luz importantes restos de artesanía.
Desde mediados del mes de mayo se están llevando a cabo las excavaciones arqueológicas programadas. En este lugar se asentó la comunidad judía desplazada desde Castrojeriz dese principios del siglo XI (año 1035) hasta principios del siglo XIV (año 1311).
A lo largo de esos casi 300 años, en este lugar existió un importante poblado cuyos restos están siendo descubiertos por esta excavación arqueológica.
Según los directores de las excavaciones, "se están recuperando restos de cultura material, sobre todo piezas cerámicas", entre las que destacan varios fragmentos pertenecientes a las características hannukiyá, lámpara de ocho receptáculos, siete de ellos para mecha y aceite y otro más auxiliar, empleadas para la celebración de la Fiesta de las Luces judía o Hanuká.
Los trabajos arqueológicos, según ha explicado Palomino, se han centrado principalmente en uno de los sectores que ya fuera sondeado en la campaña anterior, y donde se habían identificado restos de una construcción de cierta entidad levantada con muros de adobe y tapial.
Las excavaciones realizadas hasta el momento vienen a confirmar dicha hipótesis, a la vez que están poniendo de manifiesto la complejidad de dicho edificio, con numerosas compartimentos, entre las que destaca la aparición de un silo para grano en una de las habitaciones.
Uno de los aspectos más interesantes en la presente campaña y que se mantendrá ya para las siguientes es la colaboración en el proyecto del equipo dirigido por Leonor Peña Chocarro del CSIC para analizar todos los restos bioarqueológicos que se recuperen durante el proceso de excavación, aplicando para ello una metodología novedosa de flotación de los sedimentos con alto contenido orgánico.
Este sistema permitirá recuperar una amplia muestra de semillas y de restos de fauna de pequeño tamaño que habitualmente resultan muy difíciles de recuperar en el proceso de excavación y que aportarán datos sobre los hábitos de consumo de los habitantes de la Mota, así como con otros aspectos relacionados con el paleoambiente de estos siglos centrales del medievo castellano.
La Junta de Castilla y León financia los trabajos con 35.000 euros y apoya de este modo la iniciativa cultural puesta en marcha por el Ayuntamiento de la localidad, cuyo objetivo es recuperar la memoria del pasado sefardí de esta localidad representado en este yacimiento arqueológico.
Otra iniciativa que se contempla es la posibilidad de que los trabajos de excavación puedan ser visitados, de forma organizada, por diferentes colectivos, tanto escolares como asociaciones culturales o sociales, manteniéndose esta posibilidad hasta principios del otoño de forma coordinada con el equipo arqueológico que dirige y coordina los trabajos.