Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Endesa se une al Día Mundial del Agua y aboga por el papel de las empresas para aportar soluciones a su gestión

Endesa y el Grupo Enel se han vuelto a unir al Día Mundial del Agua, que se celebra este 22 de marzo, conscientes del papel que juegan los grandes grupos empresariales en el desarrollo y la implementación de soluciones respecto a la problemática del agua, según informa el Grupo.
Desde hace ya 23 años, el Día Mundial del Agua se celebra anualmente el 22 de marzo para mantener y fomentar la atención sobre la importancia del agua dulce y la defensa de la gestión sostenible de los recursos hídricos. La creación de un día internacional dedicado al agua fue una recomendación de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo (CNUMAD) de 1992 en Río de Janeiro y la Asamblea General de las Naciones Unidas respondió a dicha recomendación designando el 22 de marzo de 1993 como el primer Día Mundial del Agua.
Este 2016 se ha elegido como lema 'Agua y trabajo' (http://www.unwater.org/worldwaterday/) con el fin de fomentar la reflexión sobre cómo los recursos hídricos, y la cantidad y variedad de servicios que prestan, juegan un papel clave en la reducción de la pobreza, el crecimiento económico y la sostenibilidad ambiental.
Para Endesa, el desarrollo sostenible es un pilar esencial de su estrategia y la dimensión ambiental tiene un peso muy importante en todas sus actividades y en la puesta en marcha de nuevos proyectos, según destaca la compañía.
Endesa ha identificado el agua como un recurso estratégico y crítico que se está viendo afectado por el cambio climático. Las previsiones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) manifiestan que, si no se adoptan nuevas políticas, en el año 2050 más del 40 por ciento de la población mundial vivirá en áreas bajo estrés hídrico severo.
Endesa recuerda que se ha adherido de nuevo en 2015, y por sexto año consecutivo, al CDP Water Disclosure, una iniciativa que proporciona datos relativos al agua y su gestión por las corporaciones más grandes del mundo de cara a informar al mercado global sobre el riesgo de inversión y oportunidades comerciales, y para ayudar a dirigir las inversiones hacia el uso sostenible de este recurso.
Endesa también indica que está continuamente actualizando y alineando sus estrategias corporativas con relación al agua, con los objetivos de políticas públicas e iniciativas que surgen de las múltiples partes interesadas. La producción hidroeléctrica de Endesa en el año 2015 ha representado un 14% de la producción total, con un parque hidroeléctrico que representa el 20,6% de la capacidad total instalada.
Esta producción de energía, habitualmente va asociada a embalses que cumplen funciones de abastecimiento de agua para distintos usos, y se lleva a cabo bajo sistemas de gestión ambiental voluntarios y certificados que, atendiendo al Plan de Medio Ambiente de la Compañía y en concreto al programa de gestión integral del agua, obligan a la mejora continua en el control de todas las aguas residuales generadas, así como en la preservación del estado ecológico de los embalses y los tramos de ríos regulados asociados, y todo ello con un uso eficiente de los recursos hídricos.
Durante 2015, Endesa ha realizado de nuevo un análisis para identificar cuáles de sus instalaciones se encuentran en zona de estrés hídrico. Se define como zona bajo estrés hídrico aquella con una disponibilidad de recurso hídrico por debajo de los 1.700 m3/persona y año, definidos por la FAO como la cantidad mínima de agua dulce necesaria para cubrir las necesidades de alimentación, salud e higiene.
Para la realización del estudio se han tenido en cuenta un total de 47 centros de producción de energía que corresponden a distintas tipologías: 30 centrales térmicas y 17 centrales hidroeléctricas. Entre otras conclusiones, el informe señala que un total de 20 centros de producción se encuentran en zonas definidas como de recurso hídrico bajo estrés, lo que representa el 42,6% de las centrales de Endesa.
Sin embargo, Endesa destaca que el 90% de los centros de producción ubicados en esas zonas no consumen agua dulce, bien sea en el caso de centrales térmicas porque se abastecen únicamente de agua salada para todos sus usos, bien sea en el caso de centrales hidroeléctricas porque realizan un uso sin consumo, del agua dulce.
Endesa añade que no realiza la optimización del uso de recurso hídrico dulce sólo en las zonas bajo estrés sino en todas sus instalaciones, ya que tampoco el 63% de los centros de producción que se encuentran en zonas con recurso hídrico suficiente y abundante consumen agua dulce.
Asimismo, señala que todos los centros de producción de Endesa, en los casos donde generan consumos de agua, lo hacen dentro de los valores normales esperados para centrales de las diferentes tecnologías utilizadas, y que muchas de ellas dan suministro a grandes áreas urbanas, en zonas con grandes necesidades de abastecimiento energético, por lo que resulta indispensable que las centrales se ubiquen allá donde se encuentran actualmente, al tiempo que resalta que todas las centrales disponen de un sistema de gestión ambiental certificado ISO 14001.
PLAN DE CONSERVACIÓN DE LA BIODIVERSIDAD
Por otro lado, en 2015, Endesa detalla que ha lanzado la publicación de una nueva monografía, que recoge los datos más interesantes sobre los lagos esteparios y su relevancia en términos de biodiversidad, bajo el título 'Islas de Agua en Tierras de Sed', al tiempo que hace referencia a la existencia del Plan de Conservación de la Biodiversidad de Endesa.
Este Plan se inserta dentro de la Política Medioambiental de la Compañía como una de sus facetas más relevantes y distintivas, ya que todas las acciones incluidas en él se realizan bien de manera completamente voluntaria, bien sobrepasando con creces los requerimientos ambientales meramente obligatorios. Además, todos los proyectos del Plan suponen una mejora verificable y cuantificable en términos de biodiversidad o en términos de contribución al conocimiento científico que existe sobre ella.
Durante 2015, Endesa también ha continuado colaborando con el ICRA (Institut Català de Recerca de l'Aigua) para el desarrollo de un proyecto de investigación sobre los efectos del cambio global en el agua como recurso y en el estado ecológico de las masas de agua en cuencas con alta actividad hidroeléctrica, llamado proyecto HIDSOS, donde se ha analizado la influencia de las estructuras y la actividad de Endesa sobre una cuenca de estudio y, más concretamente, en base a los procesos de intercambio calórico entre el agua y la atmosfera.
Endesa también lleva a cabo desde 2005 diferentes estudios para el control y erradicación del mejillón cebra en sus instalaciones del bajo Ebro. Durante 2015 se han realizado en el CEIDE ensayos de erradicación de esta especie mediante ultrasonidos, ya que se conocía previamente que los ultrasonidos causan daños en la estructura interna del mejillón cebra. El objetivo principal de los ensayos ha sido el de determinar la viabilidad de las larvas de mejillón cebra tras el tratamiento mediante ultrasonidos, así como su capacidad de fijación y colonización del sustrato.
Por otra parte, Endesa ha comenzado en 2015 junto con el instituto de investigación Flumen el desarrollo de un modelo numérico de la capacidad erosiva del río Ebro que permita establecer las características óptimas de las avenidas controladas en el tramo que va desde la central hidroeléctrica de Flix hasta la toma de agua de la central de Ascó, en Tarragona, para asegurar aguas abajo la correcta eliminación de especies exóticas invasoras de macrófitos.
Además, Endesa está trabajando desde 2013 en la investigación de las causas del comportamiento de remonte de la trucha autóctona (Salmo trutta) y actúa en relación con las masas de agua es el del censo de aves invernantes en el lago As Pontes (A Coruña), entre otros proyectos.