Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Equo reclama que la finca La Almoraima no se venda porque es "inaceptable" y una operación "meramente especulativa"

El Partido Equo ha rechazado la venta de la finca estatal La Almoraima (Cádiz) porque considera que es "absolutamente inaceptable" que se venda este espacio natural y reclama al ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que explique "qué intereses está defendiendo" en esta operación que califican de "meramente especulativa".
Así, Equo asegura que "la pretensión" del Gobierno es vender este enclave de gran valor ecológico por 300 millones de euros para construir un complejo de lujo asociado a la caza. "Nos encontramos ante un hecho muy grave que evidencia cómo está gestionando Arias Cañete el Ministerio de Medio Ambiente, priorizando de forma constante los intereses privados frente a los generales", ha denunciado la organización en un comunicado.
De este modo, la coportavoz de Equo Andalucía María Merello ha subrayado que esta es una operación "meramente especulativa" que beneficiará a "unos pocos" en detrimento de la mayoría, puesto que no llevará riqueza ni trabajo a la población de Castellar de la Frontera (Cádiz).
Para la organización, este enclave podría ser una "oportunidad" para realizar proyectos sostenibles por su enorme potencial para la puesta en marcha de actividades como la agricultura ecológica o la ganadería.
Mientras, el coportavoz general de Equo Juan López de Uralde ha advertido de los pasos que está dando el gobierno para la privatización de espacios públicos naturales, y considera demostrado que para el Gobierno del PP "no hay límites" cuando se trata de hacer negocio con lo que es de todos.
Por ello, el grupo anuncia su intención de apoyar todas las movilizaciones para impedir este "atropello ecológico" y de presentar iniciativas al respecto en el Congreso de los Diputados y ante el Parlamento Europeo.