Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erkoreka cree que para que haya justicia debe "resplandecer la verdad y la memoria" sobre lo ocurrido en la Guerra Civil

El Gobierno vasco ha participado en la exhumación de los restos mortales de varios combatientes en Etxebarria
El portavoz del Gobierno vasco y consejero de Administración Pública y Justicia, Josu Erkoreka, ha participado este sábado en la exhumación de los restos mortales de varios combatientes de la Guerra Civil en Etxebarria (Vizcaya), donde ha destacado que, para que haya justicia", debe "resplandecer la verdad y la memoria" sobre lo ocurrido en la Guerra Civil.
"Hemos clarificado lo que aquí ocurrió hace 80 años después de muchos años en que se ha querido barrer la memoria e imponer una verdad oficial que no correspondía con los hechos realmente ocurridos", ha afirmado el consejero.
Josu Erkoreka ha asistido, junto a la directora de Víctimas y Derechos Humanos, Monika Hernando, y el alcalde de Etxebarria, Jesús Iriondo, a la exhumación que se ha desarrollado por un grupo de técnicos de la Sociedad Aranzadi, dirigido por el antropólogo forense Paco Etxeberria, en colaboración con la asociación local Ahaztuen Orimena. Markinaldeko Frentea 1936, impulsora de la investigación.
"Hemos hecho resplandecer la verdad y recuperado una parte de nuestra memoria", ha indicado el consejero, para añadir que hay que "hacer resplandecer" la verdad y la memoria para poder hacer efectiva la justicia y la reparación.
A su juicio, todo ello tiene que comenzar reconociendo a las personas que fueron "asesinadas, ya que no fueron delincuentes sino personas que se vieron implicadas en un conflicto político, militar, en defensa de la libertad, los derechos humanos y la democracia, valores que tenemos que hacer nuestros".
El hallazgo de este enterramiento se localizó el pasado mes de enero en el transcurso de los trabajos de campo realizados por miembros de Ahaztuen Oroimena, consistentes en la limpieza de maleza y la recuperación de la trinchera de Zelaietaburu construida en 1936 por el ejército vasco.
Fruto de estos trabajos se ha recuperado abundante material metálico relacionado con las actividades de guerra que se produjeron en esa zona, así como restos óseos humanos, como una prótesis dental y un fragmento de cúbito.
Las investigaciones llevadas a cabo en los últimos años en el entorno del Alto de San Miguel (Etxebarria-Elgoibar) apuntan a la existencia de un enterramiento correspondiente a tres combatientes vascos que fueron tras su detención en un punto cercano a la cumbre del monte Urkarregi (Etxebarri).
Como consecuencia del inicio de la ofensiva franquista ordenada por el general Mola, los combates en la muga que separa Gipuzkoa de Bizkaia, en el llamado "sector de Markina", tuvieron su máxima actividad durante la semana del 19 de abril de 1937.
Resultado de los combates por el control de las alturas como el monte Urkarregi son la multitud de construcciones como trincheras y el abundante material hallado en este sector, como munición y pertrechos de los combatientes.
El Gobierno vasco lleva trabajando desde 2002 en la búsqueda e identificación de personas desaparecidas durante la Guerra Civil. Recientemente se presentó el Plan Vasco 2015-20 de investigación y localización de fosas que persigue estos objetivos. Se trata de la cuarta exhumación en lo que va de año.