Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Ertzaintza desmantela una trama delictiva que falsificaba nóminas para adquirir automóviles y material tecnológico

Captaban a personas desfavorecidas para realizar las compras y operaban desde el año 2005 en Euskadi y en las comunidades limítrofes El Grupo de Estafas y Falsificaciones de la Comisaría de la Ertzaintza de Bilbao ha desmantelado una trama delictiva que falsificaba nóminas de empresas para financiar la compra de vehículos y dispositivos de alta tecnología, como ordenadores portátiles o teléfonos móviles, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad.
Captaban a personas desfavorecidas para realizar las compras y operaban desde el año 2005 en Euskadi y en las comunidades limítrofes
El Grupo de Estafas y Falsificaciones de la Comisaría de la Ertzaintza de Bilbao ha desmantelado una trama delictiva que falsificaba nóminas de empresas para financiar la compra de vehículos y dispositivos de alta tecnología, como ordenadores portátiles o teléfonos móviles, según ha informado el Departamento vasco de Seguridad.
En el transcurso de la investigación, iniciada hace ocho meses, se ha detenido a un total de siete personas e imputado a otras once por cientos de casos de estafa y falsedad documental. La trama, perfectamente estructurada, captaba en comedores sociales, albergues o inmuebles de ocupas a personas en situación económica precaria y les ofrecía dinero por aportar sus datos personales para confeccionar las nóminas falsas.
El grupo llevaba actuando desde 2005 y había realizado compras fraudulentas por valor de cientos de miles de euros en comercios de Euskadi y las comunidades limítrofes de Burgos, La Rioja, Cantabria y Navarra.
Las pesquisas se iniciaron hace ocho meses cuando el citado grupo de estafas se hizo cargo de la investigación tras tener conocimiento de una inspección administrativa realizada por agentes de la comisaría de Bilbao en un establecimiento comercial.
En la inspección se ocuparon varios teléfonos móviles de alta gama y varios dispositivos electrónicos, cuyo valor ascendía a miles de euros, por su procedencia ilícita, por lo que se procedió al arresto del varón que regentaba el establecimiento por un presunto delito de apropiación indebida y receptación.
Los agentes constataron un denominador común en la compra fraudulenta de los dispositivos electrónicos, que se había realizado por dos personas que habían financiado las compras presentado nominas falsas de dos empresas que habían quebrado. Los agentes detuvieron a las dos implicados por un delito de estafa.
TRAMA ESTRUCTURADA
Las labores de investigación de ese 'modus operandi' ha permitido el esclarecimiento de esta trama delictiva perfectamente estructurada donde se apreciaban diferentes roles entre los miembros del grupo organizado, que había operado de forma ilícita desde el año 2005 en Euskadi y en varias comunidades limítrofes.
Los agentes constataron que un varón que había trabajado en una asesoría era el responsable de la falsificación de las nóminas, contratos de trabajo, los cuales aportaba a los jefes de la trama a cambio de una cantidad económica.
Otros miembros de la organización captaban en comedores sociales, albergues o inmuebles de ocupas a personas en precaria situación económica o que practicaban la mendicidad para desplazarse con ellos para realizar las compras fraudulentas, les facilitaban la documentación falsa para aparentar solvencia y retiraban a éstos los productos comprados.
A estas personas, en precaria situación económica o situaciones de drogodependencia, a las que se les daba un aspecto que no hiciera recelar a los dependientes de les establecimiento estafados y que no figuraban dados de alta en ninguna base de morosos, se les ofrecía la posibilidad de obtener ingresos por realizar las compras con nóminas falsas, para lo cual facilitaban sus datos personales. Finalmente, la trama contactaba con un receptor de todo el material comprado de forma ilegal por este procedimiento.
De esta forma, la banda realizó compras fraudulentas de todo tipo de productos: vehículos, productos de alta tecnología como ordenadores portátiles o teléfonos móviles, electrodomésticos, efectos que tienen una fácil receptación o venta en el mercado de segunda mano.
Las últimas investigaciones también han constatado la compra fraudulenta de un inmueble en el municipio de Barakaldo por un valor de 90.000 euros. El valor de la estafa asciende, por el momento, a cientos de miles de euros.
La Ertzaintza ha constatado que otras policías del Estado habían practicado detenciones individualizadas de algunos de los miembros de esta red pero no les había permitido desenmascarar la trama delictiva.
La investigación reveló que algunos miembros de la banda guardan entre sí un vínculo personal, ya fuese familiar, de pareja o de amistad entre ellos.
La operación ha permitido la detención de un total de siete personas y once imputados por innumerables casos de estafa y falsedad documental todavía por determinar ya que la investigación continúa abierta con nuevos casos de fraude.