Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España y EEUU "mantienen el pulso" para llevarse los residuos de Palomares 50 años después del baño de Fraga

El Gobierno español "mantiene conversaciones de tipo técnico" con la Administración estadounidense sobre "cómo ir desbrozando el terreno contaminado una vez que se firme el acuerdo (definitivo) entre ambos países" sobre los residuos nucleares de Palomares (Almería), 50 años después de que cayeran accidentalmente bombas con cabeza termonuclear norteamericanas, según han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.
Este 8 de marzo se cumplen 50 años del famoso baño del entonces ministro de Información y Turismo, Manuel Fraga, fotografiado por Europa Press, junto con el embajador de Estados Unidos Angier Biddle Duke en la playa de la localidad almeriense, donde ese mes de enero dos aviones militares estadounidense chocaron en vuelo y como resultado cayeron las citadas bombas.
Además, estas mismas fuentes han subrayado que a pesar de que el Gobierno esté en funciones "se mantiene el pulso" tras el Memorandum de entendimiento firmado a finales de 2015 entre ambas Administraciones en el que Estados Unidos, por primera vez, pone por escrito su "intención" de llevarse la tierra contaminada a su territorio.
Tras la caída de las bombas, la noticia de la contaminación radiactiva en España se extendió por todo el mundo en plena época de Guerra Fría. Esta información en la época del desarrollo del turismo en España, con Fraga de ministro, llevó al político gallego a minimizar el impacto negativo del suceso a darse un baño en la playa de Quitapellejos, frente a varios fotógrafos que captaron el momento.