Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España, con un 21% de IVA, es el país de la UE donde más impuestos se pagan por morirse, según Grupo Memora

España, con un 21 por ciento de IVA en los servicios funerarios, es el país de la Unión Europea donde más impuestos se paga por morir, una cifra que ha encarecido la percepción social de que fallecer es caro, según el vicepresidente de Grupo Mémora, Eduardo Vidal, que ha reclamado al Gobierno un cambio de fiscalidad en la muerte.
En una rueda de prensa celebrada de forma conjunta en Barcelona y Madrid, Vidal ha pedido a las autoridades que revisen la tributación y que sitúen a los servicios funerarios en el grupo de IVA reducido, ya que aunque morirse estaba antes en la categoría de servicio público, ahora es está declarado de "interés general". Con anterioridad de la modificación del IVA los funerarios pagaban un 8 por ciento frente al 21 por ciento actual.
"España es el país que más graba los servicios funerarios de toda Europa, por encima de Austria" porque, según ha añadido, todo los servicios de este tipo se incluyen en el régimen general, frente a países como Francia, donde el servicio funerario se graba con un 9 por ciento de IVA, aunque las flores se graven algo más.
Otra de las particularidades de este país en lo que a pasar a mejor vida se refiere es que "en ningún otro país" existe el seguro de decesos, que en España tributa, además, al 6 por ciento, que se debe sumar al 21 por ciento del IVA del funeral.
En el resto de Europa, hay 8 países donde los servicios funerarios están exentos de impuestos; 4 donde se sitúa en el tipo general--como en España--, 4 en tipo reducido y 1 más calificado en tipo superreducido.
Según Vidal, esto lleva a paradojas como que el transporte de viajeros vivos tiene un 10 por ciento de IVA y el de los muertos, de un 21 por ciento, o que las estancias en hoteles paguen un 10 por ciento de IVA frente a las estancias en tanatorios, donde se eleva también hasta un 21 por ciento. Del mismo modo, una práctica sanitaria está exenta de IVA en España, pero si ésta debe hacerse en un tanatorio, se debe pagar también un 21 por ciento.
En este contexto, ha explicado que los usuarios han notado un "incremento" de aproximadamente el 13 por ciento de estos servicios, cuyo precio medio en el conjunto de España es de entre 2.800 y 3.300 euros, aunque morirse puede costar desde unos 1.000 euros hasta 11.000 euros, en función de los servicios que se contraten: esquela, caja fúnebre, tipo de funeral, inhumación, incineración, tratamiento posterior, etcétera.
En todo caso, ha señalado que "el precio mínimo para morirse" en el país oscila entre 900 y 1.000 euros y ha añadido que el Grupo Mémora, que gestiona 46.000 servicios funerarios y unas 16.000 incineraciones en España y Portugal en 125 tanatorios, 26 crematorios y 23 cementerios, realiza 825 servicios "de beneficencia" a personas sin recursos o indigentes.
Además, ha indicado que un total de 500 eligieron obtener facilidades de pago que suponen 5,2 millones de euros de financiación por parte del grupo. "El servicio funerario está sufriendo la crisis, pero sobre todo por la percepción de incremento de precio debido a la subida del IVA del 8 al 21 por ciento", ha subrayado.
NUEVAS TENDENCIAS
El vicepresidente de la compañía ha comentado también que está en crecimiento la opción 'Electium', destinada a mayores de 70 años y que consiste en la contratación y pago previo a morirse para que el futuro fallecido pueda elegir con todo detalle su despedida y no depender de las posibilidades económicas de sus familiares cuando se produzca su muerte.
"No es un seguro de defunción, sino un contrato que puede incluir servicios previos como el testamento vital sanitario, los oficios religiosos o las misas de aniversario, las esquelas, así como la preparación de una breve biografía o del funeral en sí mismo", ha concluido.