Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España, entre los países de la UE donde la tasa de actividad de inmigrantes es mayor que la de nacionales

La tasa de actividad de la población inmigrante en España fue del 82% en 2015, frente a una tasa de actividad del 78,7% en el caso de los ciudadanos nacionales, una situación que solo se repite en nueve de los veintiocho países de la Unión Europea, según los datos publicados este lunes por Eurostat.
Según la información de la oficina europea de estadística, la tasa de actividad de los ciudadanos nacionales era mayor que la de los inmigrantes procedentes de terceros países fuera del bloque comunitario en la mayoría de los Estados miembros en 2015, salvo en Grecia, Eslovenia, Eslovaquia, Italia, España, Chipre, Portugal, República Checa y Hungría.
En el conjunto de la UE, la proporción de población activa se situó por debajo del 70% en el caso de los ciudadanos no nacionales, mientras que la de los ciudadanos nacionales se situó por encima del 77%.
Así, en Grecia y Eslovenia la población activa de la población inmigrante era casi ocho puntos porcentuales mayor, seguidas de Eslovaquia e Italia (cinco puntos), España (3,3 puntos), Chipre (2,2 puntos), Portugal (1,9 puntos), República Checa (0,5 puntos) y Hungría (0,3 puntos).
En el polo opuesto se sitúan países como Países Bajos, donde la tasa de actividad de la población nacional se sitúa más de veinte puntos por encima de la de la población inmigrante, seguida de Finlandia y Alemania (casi 20 puntos de diferencia), Francia, Dinamarca y Suecia (las tres por encima de los 15 puntos de diferencia).
Por otro lado, la tasa de empleo para ciudadanos de terceros países ente los 24 y los 64 se situó en el 56,7% el año pasado, mientras que la tasa de empleo para ciudadanos nacionales era del 70,6%. En la misma línea, la proporción de trabajadores con contrato temporal era del 21,4% para inmigrantes y del 12,9% para nacionales.
El mismo patrón se repite en el caso de los contratos a tiempo parcial, con un 28,3% de los contratos entre la población inmigrante y un 18,4% entre los nacionales
En cuanto a la tasa de desempleo, era del 18,9% entre los ciudadanos de terceros países, más del doble que la tasa de desempleo de nacionales (8,7%). Sin embargo, la proporción de población desempleada durante doce meses o más era levemente menor entre los inmigrantes (49,5%) que entre los ciudadanos nacionales (50.7%).