Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España exportó a la coalición en guerra en Yemen 560 millones de euros en armas entre enero y junio de 2015, según ONG

Amnistía Internacional, FundiPau, Greenpeace y Oxfam Intermón han denunciado en un informe que España exportó a la coalición saudí que opera en la guerra de Yemen 560 millones de euros en armamento en el primer semestre del año pasado, armas que, afirman, "podrían usarse para cometer atrocidades".
El trabajo, titulado '¿Licencia para matar?', expone que las exportaciones de armas españolas superaron los 1.800 millones de euros entre enero y junio de 2015, un 15,8% en relación con el promedio de los tres últimos años. Afirma que las exportaciones de armas autorizadas alcanzaron los 1.678 millones de euros, un aumento del 9,1% con respecto a las ventas promedio en el periodo 2012-2015.
Según detalla, casi un tercio de las exportaciones españolas de armas se destinó a los países de la coalición encabezada por Arabia Saudí que opera en la guerra de Yemen desde marzo de 2015. En ese período, España les vendió aviones, municiones, bombas, torpedos, cohetes y misiles por valor de 560 millones de euros.
El informe recuerda que más de 3.000 civiles, entre ellos 700 menores, han perdido la vida en Yemen y al menos 2,5 millones de personas se han visto desplazadas de sus hogares desde que comenzó el conflicto en marzo de 2015 y en la actualidad, el 83% de la población necesita ayuda humanitaria.
"Hemos documentado 32 ataques aéreos, incluidos ataques a hospitales, escuelas, mercados y mezquitas, que podrían constituir crímenes de guerra" señala Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España, que reclama "un embargo de armas a las partes del conflicto en Yemen".
El informe identifica 13 operaciones como "especialmente preocupantes", entre las que figuran las ventas de munición y bombas a Arabia Saudí; armas pequeñas y municiones a las fuerzas armadas de Brasil; municiones, aviones y bombas, torpedos, cohetes y misiles a Colombia; y vehículos terrenos, aviones, repuestos y diversos equipos y sistemas a Egipto.
Asimismo, indican que se han vendido municiones y bombas, torpedos, cohetes y misiles a las fuerzas armadas de Irak; granadas de mano de gas lacrimógeno y aerosoles de defensa personal a la policía de Túnez, vehículos blindados, aeronaves y diversos equipos a Pakistán y diversos tipos de armas como bombas, cohetes y misiles a Israel.
Denuncian el "riesgo claro" de que armas exportadas a la coalición saudí que opera en Yemen, pero también a países como Colombia, Egipto, Irak, Israel o Pakistán, se usen para cometer violaciones graves del derecho internacional y advierten que seguirán vigilando la aplicación estricta de la legislación española y el Tratado sobre el Comercio de Armas.
"Pedimos a los partidos políticos y al gobierno que, tras las próximas elecciones generales, adopten medidas para reforzar el sistema de control de las exportaciones de armas y mejorar el nivel de transparencia de la información publicada por el gobierno, dejando de considerar secretas las actas del organismo que autoriza o deniega las exportaciones de armas", declara Mario Rodríguez, director de Greenpeace España.
Jordi Armadans, director de FundiPau, demanda al gobierno que salga de las urnas el 26 de junio que "no autorice la exportación de cinco corbetas a Arabia Saudí, cuya construcción por parte de Navantia está pendiente de la firma de un contrato, mientras exista un riesgo sustancial de que se emplearían para cometer o facilitar violaciones graves del derecho internacional".
Entre 2012 y el primer semestre de 2015 las exportaciones de armas autorizadas por el Gobierno español ascendieron a 503 millones de euros y el volumen de las exportaciones realizadas superó los 11.527,4 millones de euros, consolidando así la tendencia al alza de las exportaciones de armas españolas de la última década, conforme los datos que recopila el informe.
Según las cifras del Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI) que manejan estas ONG, entre 2011 y 2015, España fue el séptimo exportador mundial de las principales categorías de armas, con el 3,5 por ciento del volumen total.