Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España despedirá febrero cubierta de nieve este fin de semana y recibirá marzo con cielos despejados

Febrero terminará con una situación de bajas presiones en el Cantábrico que irá afectando progresivamente a buena parte de la Península hasta llegar al este el domingo y que dejará precipitaciones generalizadas, muchas de ellas en forma de nieve, ya que podrá nevar en algunas zonas desde los 500 metros y en áreas de montaña se podrá superar el metro de nieve de espesor, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).
La portavoz de la AEMET, Ana Casal, ha señalado a Europa Press que además estas precipitaciones estarán acompañadas por vientos de intensidad fuerte en los litorales e incluso rachas muy fuertes en zonas altas, de modo que aumentará la sensación de frío.
En concreto, ha indicado que las bajas presiones afectarán desde este viernes al Cantábrico y se irá desplazando hacia el mediterráneo el domingo, al tiempo que la situación tendrá "bastantes sistemas frontales asociados" que darán lugar a "precipitaciones generalizadas" en gran parte de la Península.
Así, ha dicho que este viernes, sábado y domingo las precipitaciones serán escasas, de 1 a 2 litros en el sureste peninsular a diferencia del resto de la Península, donde "lloverá bastante", más de 100 litros por metro cuadrado en el norte que junto con la cota de nieve, que estará muy baja, hará que estas precipitaciones serán en forma de nieve en gran parte del país y se acumulará en algunas zonas más de 1 metro de nieve.
Casals, ha dicho que se superará este espesor en la cordillera cantábrica y que superarán los 50 centímetros en Pirineos, sistema Central, Ibérico y en los sistemas del sureste peninsular. El domingo la borrasca se situará sobre el oeste de Cataluña y afectará también al norte de Levante.
Además, ha dicho que se espera un "marcado descenso" de las temperaturas, de modo que el viernes y el sábado bajan tanto las máximas como las mínimas. Las máximas bajarán "notablemente" en el este peninsular y el domingo se recuperarán "un poco las mínimas y bastante las máximas".
A la situación se sumará el viento fuerte, por lo que la sensación térmica será "de mucho más frío" durante los tres días del fin de semana, puesto que soplará "con intensidad fuerte" en el Estrecho, Alborán, Baleares, Cantábrico oriental, litoral de Galicia, valle del Ebro y en todas las zonas de montaña, al tiempo que en el resto del país los vientos "no serán flojos".
Respecto a las temperaturas, ha comentado que si este jueves y viernes había en torno a 20 grados centígrados en el Mediterráneo, este sábado "no se llegará a esos valores y se quedarán entre 12 y 14 grados centígrados, o como mucho en algunos puntos a 16 grados centígrados".
Casals ha apuntado que habrá heladas "en buena parte del interior de las mitades norte y este y más intensas en zonas de montaña". En zonas de Castilla y León, las máximas estarán en torno a 8 grados centígrados, mientras que estarán "por debajo de cero grados" en las zonas altas de Cuenca, Guadalajara, Teruel, montes de León, zonas altas del Ibérico y zonas altas de Granada.
En el Cantábrico podrán tener hasta 12 grados centígrados, pero la sensación térmica será más fría por el viento y porque nevará "muy cerca del mar". En Toledo y Madrid se prevén unos 10 grados centígrados y hasta 12 en Extremadura.
La portavoz ha precisado que la cota de nieve estará entre 500 y 700 metros, en el tercio este entre 700 y 900, pero en el noroeste estará más alta, porque la borrasca se irá desplazando hacia el este.
Asimismo, ha indicado que esta situación de frío y de nevadas se prolongará parte del lunes en la mitad norte y ya el martes, cuando comience marzo se prevé un tiempo más estable en la mayor parte del país, de forma que las precipitaciones se restringirán a algunas zonas del tercio norte, como el Cantábrico y Pirineos.
En cuanto a Canarias, este fin de semana también tendrán precipitaciones el sábado y "el domingo aún más" en todas las islas, especialmente en las occidentales.
A partir del miércoles la atmósfera se estabilizará y volverán los cielos poco nubosos el resto de la semana excepto en Galicia y Cantábrico, donde seguirán las precipitaciones. Según Casals, todo apunta a que el viernes podrá llegar otro frente al norte de la Península, pero no tan intenso. A su paso, ese frente podrá dejar precipitaciones en la vertiente atlántica y en el Cantábrico y podrán ser intensas en Galicia.