Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España mantiene su alerta en los campamentos saharauis y precisa que el personal de la ONU no duerme allí

El Gobierno español mantiene su alerta de inseguridad en los campamentos de refugiados saharauis en el sur de Argelia y precisa que el personal extranjero de la ONU que trabaja en la zona no duerme en los propios campos, sino que regresa a la ciudad cercana de Tinduf, protegida por la seguridad argelina.
Así lo ha señalado hoy el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Jesús Gracia, en respuesta a las declaraciones del jefe de la misión de la ONU en el Sáhara, Minurso, el sudanés Omar Bachir Manis, que ayer indicó que no veía motivos para evacuar a los extranjeros que trabajan para Naciones Unidas en los campos.
En una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, Gracia ha señalado que las condiciones en las que trabaja el personal de la ONU son distintas a las de los españoles, quienes hasta la evacuación de finales de julio pasado, dormían todos en los propios campamentos, la mayoría en Rabuni, donde las autoridades saharauis tienen sus oficinas.
El personal de la ONU "trabaja en los campos" pero regresa a pernoctar en Tinduf, a unos 25 kilómetros de Rabuni y donde la seguridad es mayor, pues hay presencia de la seguridad argelina.
Por eso el Gobierno, en sus conversaciones con las ONG repatriadas les ha propuesto que hasta que la seguridad no mejore en los campos, sitúe la base de operaciones de su personal expatriado en Argel o Tinduf.
Gracia ha subrayado que los campamentos de refugiados siguen siendo inseguros pues "hay un interés comprobado por parte de grupos terroristas de actuar contra elementos occidentales" en los campamentos de refugiados saharauis, donde los cooperantes extranjeros son "mayoritariamente españoles".
Un grupo de treinta activistas y cooperantes regresó el martes pasado a los campamentos y duerme en el mismo pabellón en Rabuni en el que fueron secuestrados en octubre los cooperantes españoles Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons.
La mayoría de ellos regresará mañana a Madrid, salvo varios cooperantes de las ONG Médicos del Mundo y Mundubat, que han vuelto para quedarse y retomar los proyectos de cooperación que desarrollan en la zona.