Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España está en la "vanguardia" en servicios de agua, gestionados por operadores privados en un 53%, según Aquology

España está en la "primera línea de vanguardia y tecnología" en la gestión y prestación de servicios de agua a los ciudadanos y sus empresas son referentes en todo el mundo, según ha asegurado el director general de Aquology, Juan Antonio Guijarro.
Durante la presentación del informe número 2 de la Fundación Aquae, 'Presentación general del marco regulador del ciclo urbano del agua en el Reino Unido, Chile y España', Guijarro ha explicado las similitudes y diferencias de los sistemas de regulación y gestión del agua en estos países, sobre los que ha dicho que con "ejemplos de éxito".
En la actualidad, los sistemas regulados en Reino Unido tienen un 100 por 100 de empresas con propiedad privada en Inglaterra y Gales, mientras que en Chile, el 96 por ciento del agua de la población está gestionada por empresas privadas. En España, el 49 por ciento del mercado del agua es privado, una cifra que aumenta hasta el 53 por ciento si se tienen en cuenta los sistemas de gestión público-privados. Esto significa que menos de la mitad de los españoles reciben un servicio de aguas público.
El experto ha explicado que el éxito de un sistema regulador depende de ciertos aspectos clave y en ello tiene importancia tanto la eficiencia en la gestión como la regulación en sí misma. En todo caso, Guijarro considera que estas cuestiones han mejorado en los últimos años en los tres países.
De hecho, según el estudio, los servicios de agua y saneamiento han funcionado correctamente y se han adaptado a las estructuras políticas y culturales de cada país, ya que los tres presentan unas "mejoras significativas en la calidad de los servicios".
INTEGRAR LOS ASPECTOS LOCALES
Respecto a España, el coordinador del informe ha explicado que en su sistema descentralizado, la infraestructura del agua y las políticas de ajuste de precio son competencia de las administraciones locales y autonómicas, lo que ha permitido una "mayor capacidad para integrar los elementos locales y sensibilidades" cada zona.
Además, el estudio añade que este sistema ofrece más flexibilidad a los municipios para gestionar y hacer frente a sus necesidades locales de forma anual, así como para utilizar diferentes tipos de asociaciones público-privadas de acuerdo con sus necesidades.
Asimismo, Guijarro ha asegurado que España tiene algunas de las tarifas más bajas de la Unión Europea y ha apostado porque estos costes deberán "cambiar" con la Directiva Marco del Agua.
El documento concluye que Reino Unido, Chile y España tienen en común la fortaleza de sus respectivos marcos regulatorios, lo que garantiza la seguridad jurídica y la estabilidad de las inversiones y que esto ha permitido un desarrollo adecuado del sector. Sin embargo, ha subrayado que en España se debe avanzar más en este ámbito porque no hay modelos de regulación "únicos" sino que hay que adaptarlos al entorno.
Por su parte, el secretario del Instituto de Estudios Económicos, José María Gozueta, ha manifestado su creencia en la prestación privada de los servicios públicos porque esa opción forma parte de la filosofía del IEE. "El agua puede gestionarse por empresas privadas", ha insistido.
Mientras, el presidente de la Fundación Aquae, Ángel Simón, ha explicado que las empresas de agua están "en periodo de reflexión" sobre su prestación de servicios porque el cliente ha cambiado "de forma radical" y ha dicho que es preciso "estructurar las ideas de cómo se va a avanzar hacia el futuro". En este ámbito, ha dicho también que la fundación se va a centrar principalmente en la prestación social para ayudar a los colectivos a los que no llega o que no tienen acceso al agua.