Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estudiar la noche de antes del examen pone en riesgo el éxito académico

Un estudio de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) ha alertado del riesgo que puede suponer para los estudiantes sacrificar el sueño de la noche antes de un examen para estudiar más, tras haber comprobado que el rendimiento más óptimo se consigue cuando hay un equilibrio entre el tiempo de estudio y el sueño.
Asó se desprende de los resultados del estudio que publica la revista 'Child Development', cuyos autores han querido analizar una práctica frecuente entre los estudiantes, que suelen hacer un sobreesfuerzo la noche antes de sus exámenes a costa de dormir poco o nada.
"Nadie está sugiriendo que los estudiantes dejen de estudiar", ha reconocido Andrew J. Fuligni, uno de los autores del estudio, sino que "tengan en cuenta que las horas de sueño pueden ser determinantes para su éxito académico".
En este caso, los investigadores analizaron las pautas de estudio de 535 estudiantes de secundaria de Los Ángeles, a quienes se les pidió que llevaran un diario durante 14 días en el que apuntar su tiempo de estudio, las horas de sueño y sus problemas académicos (no entender algo en clase o un bajo rendimiento en una tarea o examen).
En general, los investigadores encontraron que quienes más estudiaban sacaban mejores calificaciones pero al indagar en los momentos dedicados al mismo, observaron que estudiar por la noche --asociado a menos horas de sueño-- se relacionaba cada vez más con problemas académicos. Asimismo, la falta de sueño también daba lugar a mayores problemas académicos el día siguiente.
"El éxito académico puede depender de la estrategia de estudio a seguir", ha explicado Fuligni, quien insiste en fijar un horario de estudio al día en el que "se evite tener que renunciar al sueño".