Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara seguirá investigando quejas sobre depuradora en Valdemoro y Ciempozuelos (Madrid)

Mantiene abierta la denuncia sobre la mina de oro a cielo abierto de Corcoesto (Galicia) a la espera de que se le nieguen los permisos
La comisión de Peticiones de la Eurocámara ha decidido este lunes dar seguimiento a las quejas presentadas por Ecologistas en Acción y EQUO sobre el proyecto de construcción de una depuradora de aguas en Valdemoro y Ciempozuelos (Madrid), en la zona conocida como El Espartal, ubicada en un espacio de la red Natura 2000. Los denunciantes consideran que el proyecto incumple la legislación comunitaria sobre hábitats y aves, así como la directiva europea sobre evaluaciones de impacto medioambiental.
Tras examinar la documentación presentada por las autoridades españolas, la Comisión Europea no ve indicios de que exista ninguna infracción de la legislación europea sobre el medio ambiente. Sin embargo, la Comisión de Peticiones ha mantenido abierta la queja con el objetivo de recabar más información sobre posibles ubicaciones alternativas para la estación depuradora, según ha informado la Eurocámara en un comunicado.
En nombre del partido político EQUO, Javier Carrillo Castaño ha destacado su "total y profunda oposición a la ubicación de las infraestructuras". En este sentido, ha señalado que existen emplazamientos cercanos en donde podría construirse la depuradora. "Estamos a tiempo de buscar una solución porque las obras todavía no han iniciado", ha sentenciado.
El eurodiputado de Aralar, Iñaki Irazabalbeitia, ha exigido examinar si el coste de las alternativas propuestas es mucho más elevado, tal y como plantean las autoridades españolas, quienes justifican que éstas exigirían la construcción de estaciones de bombeo de agua, puesto que se encuentran a mayor altura. "Sin este dato no puede haber una posición de esta comisión", ha declarado Irazabalbeitia.
Por su parte, el representante de Izquierda Unida, Willy Meyer, ha recordado que nadie cuestiona la necesidad de la planta, sino su ubicación. Por esto, ha reclamado que el debate se centre en las alternativas.
MINA DE CORCOESTO
La comisión de Peticiones también ha decidido dar seguimiento a las denuncias presentadas por Ana Martina Varela y la ex eurodiputada Ana Miranda sobre las actividades de extracción de oro a cielo abierto previstas en el municipio de Cabanas (Galicia) en la zona conocida como Corcoesto, situada a 140 metros del Río Anllóns, parte de la red Natura 2000. Las peticionarias lamentan los "efectos devastadores" que tendrían las actividades extractivas para la zona.
La Comisión Europea ha anunciado que las autoridades regionales están actualmente tramitando un procedimiento de negatoria de los permisos, por lo que no han podido identificar ninguna infracción de la normativa europea. Sin embargo, la comisión de Peticiones mantendrá la queja abierta, a la espera de que se formalice el rechazo.
El eurodiputado socialista Antolín Sánchez Presedo ha asegurado que si la Xunta niega los permisos, "las preocupaciones se disipan", pero si, en cambio, esta negativa no tiene lugar, será necesario confirmar el impacto que podría tener la mina.
Por su parte, Meyer ha celebrado la decisión de la Xunta, aunque ha defendido la necesidad de mantener abierta la petición, mientras que Irazabalbeitia ha apostado por mantenerla abierta hasta que caduque la declaración de impacto ambiental dentro de cinco años.
El eurodiputado del grupo popular Francisco José Millán Mon ha cedido a la opinión de los otros grupos: "Si ustedes quieren esperar, me parece razonable". Sin embargo, el también popular Carlos Iturgaiz ha pedido "no enredarnos en debates estériles. Como no hay autorización no hay caso. Este asunto no da más de sí".