Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara pide prohibir plásticos más dañinos en la UE y objetivos obligatorios para el reciclaje de plástico

El pleno del Parlamento Europeo ha reclamado este martes en una resolución aprobada por mayoría a mano alzada la prohibición de los plásticos más peligrosos para el medio ambiente en la UE, y reducir drásticamente o abandonar el uso de las bolsas de plástico de uso único dentro de la estrategia comunitaria para reducir estos residuos, así como la introducción de objetivos vinculantes para el reciclaje del plástico que cubran hasta el 80% de los desechos.
Los eurodiputados han denunciado el daño para el medio ambiente provocado por los residuos plásticos como consecuencia de la aplicación laxa de la legislación comunitaria y la inexistencia de leyes a nivel europeo sobre los residuos de plástico y exigen medidas para acabar con las exportaciones y vertidos ilegales de residuos de plásticos. También piden revisar la legislación actual sobre envases y residuos de envases.
También reclaman criterios obligatorios para aclarar las diferencias entre el reciclado mecánico y orgánico, así como entre la recuperación y la incineración y subrayan la necesidad de armonizar en toda la UE los criteiros de recogida, separación y gestión e instan a la Comisión Europea a presentar ese año propuestas para eliminar de forma gradual la descarga en vertederos de residuos reciclables o recuperable para 2020 y desincentivar la incineración de estos desechos.
Los eurodiputado defienden en todo caso el potencial económico derivado del reciclaje de plásticos, dado que en la actualidad sólo se recicla el 25% y estiman que la plena aplicación de la legislación comunitaria de residuos podría ahorrar unos 72.000 millones de euros al año, además de aumentar en 42.000 millones el volumen de negocios de las compañías de gestión de residuos y contribuir a crear más de 400.000 empleos para 2020.