Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exdelegado del Gobierno contra la violencia de género:"La universidad no sólo no evita sino que es una fuente de acoso"

El exdelegado del gobierno contra la violencia de género y profesor de la Universidad de Granada, Miguel Lorente, ha resaltado la importancia de combatir el machismo y la violencia sexual en la universidad que, según ha explicado, "no sólo no evita sino que es una fuente de acoso sexual".
"Hay quien, desde posiciones de autoridad y referencia, utilizan ese poder para ejercer acoso", ha explicado Lorente en un curso de verano de la UCM en el Escorial. Ha resaltado, por ello, la necesidad de que, desde el ámbito académico, "se rompa esa normalidad no sólo para resolver los casos, sino para transmitir a profesionales que luego tienen que actuar a nivel social que esos casos no se pueden producir".
Lorente ha recordado resultados de estudios que evidencian la desigualdad y el machismo aún existente en el marco universitario. "El 6 por ciento de las alumnas sufre violencia de género y un 24 por ciento de mujeres --alumnas y profesoras y trabajadores-- padecen acoso sexual a su paso por la universidad", ha indicado el que fue delegado de Violencia de Género durante el último gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.
En cuanto a las agresiones en San Fermín, ha admitido que las campañas están dando sus resultados desde el punto de vista de la prevención, aunque ha recordado que este tipo de conductas solo se denuncia "entre un 10 y un 15 por ciento de los casos" y suelen producirse algunos "minimizados e incluso respaldados por hombres que están alrededor del que lo lleva a acabo".
En su opinión, este tipo de conductas siguen produciéndose porque "el machismo está presente" y se justifica "en el ambiente de la fiesta, el alcohol y la provocación de la mujer". Para Lorente, "no son argumentos diferentes a los que utilizan los agresores sexuales cuando justifican la conducta que han llevado a cabo". Por ello, ha incidido en la importancia de "ser conscientes de esa conducta para abordarlo".