Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experta avisa del aumento del consumo de cannabis sintético y de que sus efectos psicoactivos son "mucho más potentes"

La profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona y psiquiatra del Instituto de Neuropsiquiatría del Parc de Salut Mar (Barcelona), Marta Torrens Mélich, ha alertado del aumento del consumo y venta de cannabis sintético, también conocidos en el ámbito anglosajón como 'spice' o 'marihuana sintética', porque son sustancias cuyos efectos psicoactivos son "mucho más potentes".
La experta se ha pronunciado así durante la conferencia inaugural del 'XXIV Curso de Actualización en Psiquiatría', celebrada en Vitoria bajo el título 'Nuevos retos de salud mental: el dilema del cannabis'. "Los cannabinoides sintéticos se encuentran en una situación de alegalidad, se presentan como productos 'no aptos para consumo humano' y se venden con formas diversas, como incienso, por ejemplo", ha comentado.
En este sentido, ha comentado que la aparición de estos nuevos cannabinoides en el mercado podría responder al "continuo juego del gato y el ratón" entre la legislación y los laboratorios clandestinos, apareciendo nuevos cannabinoides que sustituyen a los que se ilegalizan casi a la vez que los ilegalizan.
EL CANNABIS DE LA PLANTA TIENE "MUCHOS" COMPUESTOS DISTINTOS
El cannabis que proviene de la planta de tiene muchos compuestos distintos entre los que destaca por un lado, el tetrahidrocannabinol (THC), que es el principal constituyente psicoactivo del cannabis y responsable de los efectos nocivos para la salud, sobretodo mental, y, por otro, el cannabidiol, otro componente de la planta que, por el contrario, puede tener un efecto protector.
"Los laboratorios clandestinos están creando compuestos sintéticos en los que se potencia el efecto tipo THC y desaparece el 'protector' del cannabidiol, por lo que los efectos psicoactivos son mucho más potentes, y, por lo tanto, más perjudiciales para el organismo y la salud mental del individuo y más peligrosos para él y para su entorno. Además, no hemos de olvidar que estos compuestos son realizados en laboratorios clandestinos, sin ningún control, garantía en su elaboración o pauta de consumo. Desconocemos no sólo su composición, sino sus efectos sobre la salud humana", ha alertado.
Dicho esto, la experta ha señalado que estos compuestos químicos, por su composición, no son detectados por el momento en los controles de consumo de drogas estándar que se realizan para prevenir los accidentes de tráfico. De este modo, zanja, además del peligro para el propio consumidor, la alegalidad del cannabis sintético también pone en peligro la seguridad vial de una manera "muy clara y directa".