Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experta indica que la cefalea es el síntoma neurológico más frecuente en la edad infantil

La cefalea es el síntoma neurológico más frecuente en niños ya que más del 90 por ciento de niños en edad infantil ha presentado esta patología alguna vez, según ha indicado la doctora Raquel Blanco Lago, de la Unidad de Neuropediatría del Hospital Universitario Central de Asturias, durante el V Curso de Neurología Pediátrica que se ha celebrado en Vigo.
"Hasta el 50 por ciento de los casos de niños diagnosticados con cefalea tensional crónica se identifican factores estresantes en su entorno escolar o familiar, o bien, algún tipo de enfermedad crónica que afecta a su calidad de vida", subraya la experta.
Hay que tener en cuenta, como explica Blanco Lago, que "no todos los dolores de cabeza son iguales existen varios tipos de cefaleas en la infancia como la migraña infantil o la cefalea tensional". En la migraña infantil, los factores genéticos son relevantes porque la mayoría "tiene antecedentes familiares". Sin embargo, en caso de padecer cefalea tensional, los factores ambientales "son los más importantes".
El tratamiento para cefaleas tensionales es "complejo" porque "suele precisar de la ayuda de un psicólogo que entrene al paciente en técnicas de relajación y ayude a la familia a identificar posibles fuentes de estrés", señala la doctora.
Sí los niños suelen presentar cefaleas recurrentes, de manera que su actividad académica, social y familiar se vean afectadas, tienen que "ser valorados en unidades especializadas para pautar el tratamiento más apropiado, que va a variar según el tipo de cefalea", ha concluido.
Por su parte, el presidente de la Sociedad Española de Neurología Pediátrica (SENEP), Javier López Pisón, ha asegurado que "es necesario el reconocimiento oficial de la especialidad, pues en su defecto no todos los que asisten a los niños con problemas neurológicos tienen adecuada formación", en referencia al correcto funcionamiento de la neuropediatría en España.
"Para el desarrollo de la capacitación específica en neuropediatría, se hace necesario implantar un sistema homogéneo de desarrollo formativo", asegura el coordinador del curso, Oscar Blanco Barca, quien también ha asegurado que se trata de "un curso pionero en España para este tipo de formación, avalado y promovido por la SENEP y la AEP, cuyo objetivo es la formación de especialistas".
LA MEJOR PREVENCIÓN
Una de las mejores prevenciones es la higiene del sueño. Las patologías del sueño son altamente dependientes de la edad porque "los niños más pequeños tienen problemas de sueño muy diferentes a aquellos de los niños en edad escolar y adolescentes", explica el doctor Ignacio Málaga Diéguez, de la Unidad de Neuropediatría del Hospital Universitario Central de Asturias.
"En los más pequeños, sin duda, alguno de los problemas más frecuentes tiene que ver con las dificultades para iniciar el sueño o volver a dormir si tienen algún despertar durante la noche, mientras que en los niños escolares la patología más recurrente es la apnea o hipopnea del sueño", asegura el doctor.
Algunas patologías han incrementado en su relación con el sueño y los hábitos de vida actuales. Por ejemplo, "el aumento de la obesidad en niños y adolescentes está provocando un incremento en el número de diagnósticos de síndrome de apnea".
"Educar a los niños en buenos hábitos de sueño puede corregir o mejorar los problemas que se plantean a menudo en las consultas de pediatría", subraya el experto. Y por ello, es necesario crear pautas como una "rutina presueño" para los bebés, que consiste en bañar, cenar, cantar una nana y dormir.
"En el caso de niños más mayores y adolescentes, es importante tomar conciencia de que las pantallas de ordenador, móvil o tablet, producen alteraciones en el sueño si se utilizan indirectamente antes de acostarse; es importante evitar estimulantes como la cafeína, especialmente después de la comida del mediodía, y no practicar actividades como el estudio o videojuegos al menos una hora antes de dormir", ha concluido el doctor.