Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Experto alerta del aumento de personas con dolor de la articulación temporomandibular

El jefe del servicio de cirugía oral y maxilofacial del Hospital Quironsalud Barcelona, Javier González Lagunas, ha alertado del aumento de personas que acuden a las consultas por dolor de la articulación temporomandibular (ATM).
Se trata de un conjunto de patologías que suelen presentar síntomas comunes como, por ejemplo, dolor o molestia al masticar o bostezar, sonidos o crujidos al abrir o cerrar la boca, limitación y dificultades para abrir de la boca, dolores de cabeza, de oído o bloqueo de la mandíbula, entre otros.
De hecho, según ha asegurado el experto, cerca de un 33 por ciento de la población ha tenido algún síntoma en algún momento de su vida, pero en muchos casos, sin ser consciente de la dolencia que se padece. Además suele afectar con mucha más frecuencia a las mujeres y en España el 5 por ciento de la población requieren tratamiento, aunque menos del 1 por ciento lo solicita.
"NO SE DIAGNOSTICAN CORRECTAMENTE"
"Con frecuencia las enfermedades de la ATM no se diagnostican correctamente y su tratamiento está mal planteado. Aunque suelen precisar de un abordaje multidisciplinario, es habitual que el tratamiento se limite a una férula, independientemente del diagnóstico de cada paciente", ha explicado González Lagunas.
Además de las enfermedades que afectan a todas las articulaciones (artrosis, artritis, fracturas o tumores), en la ATM aparece con frecuencia una disfunción. Algunas de las causas más comunes para esta afección pueden ser el estrés, el bruxismo, oclusiones incorrectas, o malas posturas de la cabeza y el cuello.
Entre las opciones terapéuticas disponibles encontramos procedimientos mínimamente invasivos como es la artrocentesis (lavado de la articulación). El tratamiento del trastorno interno de la ATM con un lavado de la articulación y la posterior infiltración de plasma rico en factores de crecimiento (PRGF) reduce significativamente el dolor de los pacientes y mejora la capacidad funcional de las articulaciones.